La naturaleza acorralada en las Lomas de Lúcumo

Cómo llegar a las lomas de Lúcumo al final
     
El invierno en la ciudad de Lima es bastante singular, como todo invierno, es húmedo, frío y oscuro, pero a diferencia de otras latitudes, sólo basta subir a unos 600 metros de altitud para disfrutar de un verano perpetuo.

Y es que nuestra falta de luz y color en invierno se deben a la gruesa capa de nubes que se estacionan a baja altura sobre casi toda la costa peruana, obra y gracia de la gélida corriente de Humboldt.

Esta corriente marina procedente del sur, le quitó a casi toda la costa del Perú del clima tropical lluvioso que le correspondía por su ubicación de baja latitud, y la convirtió en un árido desierto.

Pero para compensar, la naturaleza nos regaló las lomas, lugares que se resisten a morir frente al implacable y desordenado crecimiento urbano.

¿Has oído alguna vez de las Lomas de Lúcumo? ¿no? A ver, cuando yo escucho la palabra lomas, lo primero que viene a mi cabeza son las Lomas de Lachay, ubicadas a unos 100 km al norte de la ciudad Lima, cerca a Huacho. Estas son las más famosas y extensas lomas que aún existen en el país, pero, ¿qué son las lomas?

La lomas son ecosistemas de geografía montañosa cercanas al mar, que se caracterizan por su cambiante vegetación, casi nula en verano, y rebosante de vida, cual selva, en invierno. 

Ya sabes, donde hay agua, hay vida. Y en invierno, por estos lares prácticamente se respira agua. Quién sabe, quizá en unos miles de años los limeños desarrollen branquias.

"¡Aquicito no más papay!"
                 
Las Lomas de Lúcumo están muy cerca de la ciudad de Lima, y son por ello una buena opción para dar una relajada caminata sin los problemas típicos del senderismo de montaña, como lo que tuve en Palacala o Mortero.

Sólo basta tomar una mochila, algo de abrigo, un poco de comida y agua, unas buenas zapatillas, y lo principal, alguien con quien ir, que en mi caso fue Cynthia y mis amigos del CouchSurfing.

Cynthia, mi amiga chasqui, fue la encargada de organizar y reunir a los aventureros para realizar el paseo, porque yo soy muy malo armando grupos.

Lomas de lúcumo
Camino a las lomas, al fondo Quebrada Verde, donde comienza todo

Lomas de lúcumo
Roca con forma de cuy, si lo ves tienes una buena imaginación

Para este paseo se nos unieron 7 personas, en total 9, incluido un boliviano residente en Perú, y una chica estadounidense que estaba en tierras incas preparando su tesis. El punto de encuentro fue el distrito limeño de San Miguel, específicamente en el centro comercial que lleva el mismo nombre. Elegí ese lugar porque por ahí pasan buses que recorren toda la Panamericana Sur.

Luego de casi 2 horas de viaje, llegamos al pueblo de Quebrada Verde, el lugar de ingreso a las lomas. Cerca se encuentra la boletería, allí ofrecen 2 rutas a elegir dentro de las Lomas de Lúcumo: una ruta corta (de 3 horas de duración), y la larga (de 4 a 5 horas). 
   
Nosotros como buenos caminantes, elegimos la ruta larga, a pesar que nos advirtieron que esa ruta era un poco peligrosa, por la falta de señalización, la neblina y el sendero resbaloso y estrecho. 

Nos aconsejaron ir con un guía, ¡oh caramba! ¡lo que detesto!, y costaba 45 soles la gracia (unos 13 USD), aparte del costo de la entrada (10 soles), y bueno, ¡y qué si nos perdíamos!, he ahí la emoción, sino para qué salir de casa, pero, éramos 9 almas con distintas ideas. Prevaleció la democracia, y se decidió por el servicio de guiado.

Lomas de Lúcumo
El guía nos dijo que en esa roca se hacían sacrificios de ovejas, no de humanos

Lomas de lúcumo
Mientras más ascendíamos mas verdes se pintaban los cerros

Tampoco fue tan malo ir con guía. Freddy, nuestro risueño guía, nos tuvo bastante paciencia, aunque a veces tuvimos que seguirle el ritmo, no por falta de físico, sino porque queríamos tiempo para entregarnos a la sensaciones que inspira este pacífico lugar.

En la ruta, aparte del verde fosforescente cubriendo cada cerro, y de las flores de amancaes que aún no florecían, habían diversas rocas con forma de lagartos, cuyes, vacas, ovejas y hasta formas humanas. 

Bueno, yo tengo una pequeña observación con respecto a una de esas rocas, una a la que los lugareños llaman cabeza de carnero, aunque para mí se asemejaba a otra cosa, y estoy seguro que también te darás cuenta cuando la veas, ¡así es!, esa roca parece una ¡gran vulva! 

Mi "pervertida" mente vio eso, porque la roca en cuestión posee una abertura demasiado sugerente. No creo que sea sólo idea mía, ya que en esa roca, se realizaban rituales y sacrificios prehispánicos en honor a la Pachamama, una deidad femenina.

Lomas de lúcumo
Posando sensualmente, eso creo...

Lomas de lúcumo
Atravesamos por debajo de aquellas rocas

Dentro de la oscura cueva... ¡sí! está con flash

En casi toda la ruta larga no tuvimos problemas, todo fue muy fácil, sólo hay una zona en donde quizá para los que vienen solos y son algo temerosos, les sea difícil superar. Yo le llamo el ingreso al inframundo, una cueva a la que tienes que ingresar si o si.

Tiene una entrada bastante estrecha, nosotros tuvimos que arrastrarnos como serpientes, afortunadamente por dentro es muy espaciosa. Pasando ese punto el sendero aún sigue ascendiendo, aunque no muy lejos se encuentra la cima, que está a unos 400 metros de altitud. 

Por toda esta zona la vegetación se pone más espesa aún, dificultando a veces el paso por el estrecho y resbaloso sendero.

Lomas de Lúcumo
Pose épica triunfal

Insecto con forma de rama

Los caracoles abundan aquí

Estas lomas, según leí en la Internet, albergaban décadas atrás a una considerable cantidad de fauna silvestre, la misma que hace cientos o quizá miles de años atrás poblaron todo Lima. 

Especies como la vizcacha, el zorro, diversas aves, y hasta pumas, pero nada de eso queda ya, las Lomas de Lúcumo hoy están rodeadas de "civilización". Es una isla en un mar de destrucción y fealdad, sólo basta ver la mina de cemento en un cerro contiguo, imposible mantener animales mayores.

El guía nos informó que sólo quedan algunas vizcachas, que son lo suficientemente pequeñas para sustentarse del poco alimento en tan reducido hábitat. Una pena. Lo que si abunda aquí son las aves de diversas especies, que en todo momento las escuchamos cantar.

Lomas de lúcumo
En la cima de las Lomas de Lúcumo

Lomas de lúcumo
Qué dicen ¿subida o bajada?

Trauma final y un encuentro inesperado

Para los que buscan algo de adrenalina, casi finalizando el recorrido, por la zona de los acantilados, se practica el descenso en rapel, desde una altura de 35 metros, es bueno que lo sepas desde ahora, pues cuando yo inicié el descenso, el encargado de las cuerdas trató de tranquilizarme cuando vio el pavor en mi rostro:

No te preocupes flaco, son sólo unos 15 metros.

Ya en el borde del precipicio me di cuenta que no era así. 

¡Oye! ¡esos no son 15 metros! —le grité
¡Ah no! me confundí son 35 metros, disculpa —me respondió entre risas, mientras yo me aferraba más a la cuerda para no morir.

Parece fácil cuando lo ves desde arriba, pero en el momento, es bastante atemorizante ¡y da mucho vértigo! A pesar del susto fue una buena experiencia, además después de un relajado paseo siempre es bueno una dosis de adrenalina, felizmente llevé pañal.

Mientras bajábamos nos topamos con valientes bajando el acantilado

Ya me había tirado de un puente ¿qué tan aterrador podría ser esto? prefiero saltar...

El arnés hizo mella en mis partes de macho

El recorrido finalizó en la zona de pinturas rupestres, que de milagro aún no han sido dañadas, y digo eso porque en varias rocas es notoria la acción de los inadaptados sociales que pintan con grafitis cualquier tontería, todo mi odio para ellos.

Ya no guardaba esperanza de ver una vizcacha, pues el guía nos había dicho que estos animalitos son muy asustadizos, y como el día estuvo bastante agitado por la gran cantidad de visitantes, era casi imposible ver una. Sin embargo, la suerte nos sonrió, y pudimos ver una muy bien camuflada vizcacha entre las rocas. Felizmente le saqué una foto.

Fue esperanzador ver a la vizcachita, aunque su futuro es incierto por el desmedido crecimiento urbano y la poca conciencia ambiental que tenemos los peruanos (¡hola zona de amortiguamiento del Tambopata!), sin embargo, es admirable el gran trabajo que realizan los pobladores de Quebrada Verde para conservar  este amenazado lugar ¡bravo por ellos!

¿Es recomendable ir a las Lomas de Lúcumo? ¡Pues claro que sí! es un lugar perfecto para desconectarte de todo el caos de la ciudad, además de tomar conciencia de lo frágil que es este ecosistema.

Lomas de Lúcumo
¿Logran ver la vizcacha?

Lomas de lúcumo
De izquierda a derecha, Javier 2.0, Aldo el boliviano, Cynthia, Lynda, Sandra, Mikaela, Javier 1.0, Madonna y su servidor

Las lomas de Lúcumo en video
  
Información:

- Primero, lo primero, lleva una mochila donde puedas llevar tu refrigerio y mucha agua, pero especialmente para que eches ahí todo los desperdicios, conservemos este lugar limpio ¡vamos que podemos!

- La mejor época para ir es en invierno, entre junio y septiembre, aunque me cuentan que en verano, a pesar de lo desértico que se pone el lugar, es igual de interesante ¿será?

- Para llegar a las lomas primero tienes que tomar cualquier bus que te lleve por toda la Panamericana Sur, o los buses que van a Lurín, diles que te dejen en el desvío a Pachacamac, no las ruinas, sino el pueblo. El costo varía, depende donde lo tomes, yo fui en un bus que pasa por la avenida La Mar en San Miguel, y en un domingo me cobraron 5 soles.

- Una vez en el cruce, toma las combis que van a Manchay, y diles que te dejen en el pueblo de Quebrada verde, te cobran 1 sol, no pagues más.

- El circuito a las lomas atiende todos los días de 8am a 2pm. La entrada está 10 soles y el servicio de guiado esta 30 soles para la ruta corta y 45 para la larga, si vas en grupo te dolerá menos el bolsillo.

- En las lomas también puedes acampar, es costo es de 10 soles no incluye carpa, y si deseas realizar el descenso en rapel, está a 25 soles, baratito nomás papay.

Cómo llegar a las Lomas de Lúcumo - Mapa


Compartir:

6 comentarios:

  1. Hola Marco, yo no sé qué pasa en mi blog en que la lista de blogs que considero las más importantes de viajes en el Perú sale como si no hubieses actualizado nada desde hace 5 meses... me pareció raro, así que entré y vi que habías escrito un montón y me lo he perdido!! bueno poco a poco me pondré al día... así que empiezo con este escrito tuyo sobre uno de los sitios más enigmáticos y maravillosos que hay alrededor de Lima, como yo le digo es un milagro verde porque está tan amenazada por toda la desmedida urbanización de la ciudad que me parece todavía prodigioso que siga reverdeciendo cada invierno. He ido 3 veces a este lugar y creo que cuando vuelva a vivir a Lima regresaré siempre a Lúcumo a modo de "purificarme" un poco porque el isito vale la pena y además nos ofrece esa paz tan escasa en la capital. Qué bueno que hayas motivado a ir y a llevar a unos compis... nada, que sigan los viajes, estaré más atento.. un abrazo viajero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo,

      primero muchas gracias por tu comentario y por tomarte el tiempo de leer y estar atento a este modesto blog :) y sobre el problema con Blogger, pues si, yo sé como es eso, me pasa a veces, y peor aún, hay días en donde ni aparece la lista de blogs que sigo, como que Blogger se loquea bastante :D
      Sabes, tienes toda la razón sobre las Lomas de Lúcumo, yo ni sabía que podía existir algo así tan cerca a Lima, espero se siga conservando de esa manera siempre.

      Un abrazo compa y mis mejores deseos, estoy también pendiente a su blog y a ver si nos pasa a visitar por Lima para tomar unos piscos :D

      Eliminar
  2. Hola Marco, muy bueno el relato que pusiste, yo fui hace poco, los primeros días de noviembre a Lucumo, es fascinante, de la mitad de los cerros para arriba esta muy verde, de la mitad para abajo no tanto; pero lo compensa que esta todo soleado y se ven panorámicas impresionantes (ya me pondré a escribir sobre ello). Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Axl,

      muchas gracias por tu comentario y por pasar a leer mi blog. Te cuento que la vez que fui a las Lomas de Lúcumo, todo estaba super nublado y con neblina, me gusta más así que con sol, aunque no he ido cuando el cielo está despejado, por cierto mira este relato de Jorge Cachay de El Perú en mi Auto http://elperuenmiauto.blogspot.com/2013/09/lomas-de-lucumo.html, él ha ido en temporada verde y seca que gran contraste, ve las fotos :o

      ¡Un abrazo viajero! nos estamos leyendo :)

      Eliminar
    2. Iría en época de invierno, pero mi tendencia al asma me lo impide, ni modo así es la vida. Me olvidaba man, eso del rapel ¿En serio cuesta 10 soles?, ¿Tienes que contratar a una empresa o los tíos que están ahí en los farallones con sus equipos están esperando clientes y cualquiera se mete? ese día quise hacerlo pero pensé que era caro y ni pregunte. ¡Un abrazo y que sigan las aventuras!.

      Eliminar
    3. Huy compadre, te entiendo, complicado eso del asma pero bueno. Por cierto lo del rapel fue algo que no pensé hacer, no fue planeado, y nos cobraron 10 soles quizá porque éramos varios (quizá el precio real sea 15 soles) según me dijeron sólo los fines de semana está esta gente que realiza estas cosas de miedo :D

      Eliminar

Suscríbete