¡Vamos pa' Chincha familia!

   ¿Vamo' pa' Chincha?, ¡ya! ¡vamos pues!, me responderías seguramente, pero ¡espera!, qué te puedo contar yo de este lugar si no conozco Chincha. Bueno, hoy estás con suerte, porque hace sólo unos días atrás tuve la feliz oportunidad de conocer unos de los distritos más famosos de Chincha, el alegre y rítmico distrito de El Carmen.

   Antes de empezar, quiero contarte una breve historia de mis años de escuela, cuando mis amigos y yo fastidiábamos a un compañero que tenía fuertes rasgos afroperuanos. No eran bromas malintencionadas, pero era frecuente repetirle todo el tiempo que él era de Chincha. Jamás habíamos estado allí, pero según se decía: "En Chincha toda la gente es de ascendencia africana pura".

   Años después, en un viaje con mi familia por la típica ruta sur rumbo al Cusco, pasamos fugazmente por Chincha. En aquel tiempo yo aún conservaba una imagen estereotipada, y esperaba encontrar a los afroperuanos danzando todo el tiempo en las calles, pero no, éste lugar era como cualquier otro rincón de la costa peruana.


En la casa de los Ballumbrosio, El Carmen - Chincha
   
Coincidencias con ritmo

 ¡Creen en "El Secreto", el poder de la mente y esas cosas? Yo no, pero he sido testigo de una curiosa coincidencia, pues durante este año me vuelto adicto a la música de Miki Gonzales, para los que no le conocen, él es un reconocido músico español nacionalizado peruano que logró fusionar el rock con la música afroperuana

  Mi rutina antes de este viaje era básicamente así: tocar la guitarra unas horas, luego prender la computadora para escribir y hacer las labores, pero antes abría el Youtube para reproducir algunos temas de Miki para ambientar el día. Temas como Lola, Vamos a Tocache, Dímelo Dímelo, y en especial A Gozar Sabroso, que alegraba mi tiempo frente al computador.

   Como muestra, abajo te dejo el vídeo de A Gozar Sabroso. Si escuchas la letra de la canción es fácil darse cuenta que Miki nos está contando una historia con el fallecido Amador Ballumbrosio. ¿Ballumbrosio? sí, el apellido es muy conocido en el Perú, pero yo nunca me tomé el tiempo de investigar en detalle su historia. Sólo sabía que venía de Chincha y que legó a su familia una importante tradición musical.


Miki Gonzales - A Gozar Sabroso 1992

   ¿Y cuál fue la coincidencia? Bueno, que a los pocos días me encontraba viajando rumbo al sur, gracias a una invitación de Promperú. El destino del viaje: Ica, departamento al que pertenece Chincha. Ya teníamos un itinerario que constaba de visitas a viñedos, haciendas, y reservas naturales, pero sorpresa la mía cuando nuestro guía, nos anunció que también visitaríamos la mismísima casa de la familia Ballumbrosio.

Conociendo a los Ballumbrosio

   Llegamos a El Carmen luego de unas horas de viaje desde Lima. Ya en casa de esta mítica familia nos esperaba con una gran sonrisa, Lucia Ballumbrosio, una de las tantas hijas de Amador. El día estaba doblemente caluroso. El sol brillaba con fuerza en el exterior, y dentro de la casa, el calor humano de esta orgullosa familia quemaba agradablemente mi cansado espíritu.

   La modesta casa de los Ballumbrosio construida de a pocos por el mismo Amador, se ha convertido hoy en un lugar de culto, en donde no hay pared en la que no haya una fotografía o pintura de él, y es que Amador fue un hombre que además de violinista, zapateador, y albañil por vocación, fue uno de los mayores representantes de la cultura afroperuana en el Perú.

   Fue Lucia la que mediante su emotivo relato, nos presentó a su padre. Un gigante de casi dos metros de altura que en su niñez fue salvado de morir ahogado en una acequia. Un hombre orgulloso de sus raíces africanas y peruanas. Un hombre convencido de que su destino era tener 20 hijos con la mujer que había conocido en su adolescencia, toda una conmovedora historia de amor por cierto. En resumen, un hombre que cumplió todos sus objetivos a la perfección.

   Amador fue un hombre sencillo, y a pesar de no tener conocimientos musicales sacaba hermosas melodías de su pequeño violín, que tocaba apoyándolo contra su pecho. Él lo sostenía de esa manera porque era su corazón el que tocaba el violín, nos dijo Lucía.

   La casa en donde habitan actualmente algunos de sus hijos, es un lugar muy agitado. Siempre reciben la visita de alguien, sea peruano o extranjero. Viajeros, músicos, voluntarios y hasta a algún curioso. Todos ellos tienen las puertas abiertas y una amplia sonrisa de bienvenida de parte de los Ballumbrosio. 

   "A mi padre le gustaba sentarse en su silla y recibir a la gente, le gustaba difundir y compartir su saber", afirmó Lucía, y nos confesó que al principio a ella no le gustaba recibir tantas visitas, casi no tenían privacidad, pero hoy ha comprendido el accionar de su padre, y sigue manteniendo viva esa "tradición" de puertas abiertas con cualquier extraño.

Un agradecimiento especial a la familia Ballumbrosio

Bajo tierra como topos

   Lamentablemente la historia de los afroperuanos no es tan alegre como sus danzas. Lucía Ballumbrosio, nos hizo recordar brevemente que sus ancestros llegaron al Perú como esclavos. En tiempos cuando a los negros traídos de África no se les consideraba personas, sino cosas de poco valor.

   Era en las haciendas en donde trabajaban los esclavos negros en aquellas épocas, cultivando algodón y caña de azúcar. Una de las haciendas que aún se mantienen en pie desde la época de la colonia es La Casa Hacienda San José, ubicada en El Carmen. Hoy es un hotel, pero por su importancia histórica fue declarada desde 1970 como Patrimonio de la Humanidad.

   Los ambientes de la casa hacienda San José, están muy bien conservados. Puede notarse el lujo en el que vivían los dueños originales. Pero el lado tenebroso se encuentra bajo sus pisos, dentro de las catacumbas. Ellas nos cuentan historias del lado más inhumano de la gente de entonces.

   Estos túneles con asfixiantes habitáculos, sirvieron de escondite, de lugares de castigo, o para ocultar a los esclavos. No puedo imaginar lo desesperante que debió ser estar encerrado aquí. El lugar es caliente, húmedo y absolutamente oscuro, ¡hasta un gato se sentiría ciego ahí! Muchos de los esclavos negros que eran encerrados en estos horribles ambientes, salían con trastornos mentales o muertos. Es fácil imaginar porqué.


Casa Hacienda San José - El Carmen, Chincha
Por fuera hermoso, bajo tierra, otra historia

   Disculpen la filmación vertical

 Algunos datos prácticos

      La familia Ballumbrosio nos contó que aunque para ellos no es molestia recibir a tanta gente en su casa, lo mejor sería si tuvieran un lugar más amplio en donde los interesados en la historia de Amador y la cultura afroperuana puedan asistir. Los Ballumbrosio actualmente no cesan su labor de difusión y enseñanza de las danzas afroperuanas. Espero que el proyecto de un centro cultural con un local propio salga pronto. Hasta ese momento, si deseas visitarlos, estoy seguro que ellos te recibirán gustosos. 
   
   Para más actividades consulta a:

Casa de la familia Ballumbrosio

- Espectáculos
- Bailes tradicionales
- Cursos de percusión y danzas afroperuanas

Teléfono: 056 274014 / 956 343619
---------------------------------------------------
   
   Y si deseas hospedarte en la tranquila Casa Hacienda San José o si sólo deseas conocer su historia y entrar en las catacumbas, toda la información aquí:

San José Casa Hacienda

Facebook:  Hacienda San José

Visita acompañados de un guía oficial, por la Casa Hacienda San José para conocer su historia, principales galerías, Catacumbas, cuarto de castigos y Capilla.

El horarios es de 9:00 a 13.00hrs y de 14:00 a 17:00 hrs, se hace la solicitud del tour en recepción y ellas hacen el contacto con el guía.

Precio por persona: Adultos : S/. 20.00 Niños : S/. 10.00 (de 5 a 12 años)
----------------------------------------------------

   Recuerda que puedes encontrar más información de destinos y paquetes de viaje en:
   

Compartir:

6 comentarios:

  1. Un excelente destino para Semana Santa, a sólo 4 horas de Lima en auto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Edson. Yo me quedé encantado con esta visita. Un buena opción para semana santa o para cualquier fecha. Tengo que volver con la guitarra je je je. Saludos :)

      Eliminar
  2. Qué linda crónica, de todas maneras es un destino imperdible al Sur de Lima. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Cinthya. Y sí, se respira un aire especial en El Carmen. Provoca regresar :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡¡¡A gozar sabroso!!! Tengo que visitar ambos puntos. Estaba un poco decepcionado porque pensé que solo era hotel, ahora que sé que hay tours, estoy muy animado en ir y obviamente visitar a los Ballumbrosio a ver si me enseñan a zapatear, me voy a comprar mi cajón para tocar en un próximo encuentro guitarrero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso tocayo! que bueno que te hayas animado a visitar Chincha y en especial El Carmen. Los Ballumbrosio son chéveres, mucha alegría, ritmo y sabor.
      Queda pendiente el encuentro musical con guitarra y cajón :)
      Un abrazo.

      Eliminar

Suscripción Aquí

Soy parte de

Hispanic Travel Bloggers