Una relajada caminata a la catarata Huanano

Información útil y vídeo al final

Advertencia: Esta entrada la escribí en pleno furor mundialero

   ¿Aburrido?, ¿aburrida?, ¿sin saber qué hacer los fines de semana en la bulliciosa ciudad de Lima?, ¿necesitas sentirte vivo y no como un zombi deseoso de comerle el cerebro al jefe?, ¿te gustaría caminar por las montañas en una ruta segura y no tan larga para evitar la fatiga como Jaimito, El Cartero? 
   
   ¡Amigo!, ¡amiga!, tú que vives en la gran Lima ¡escúchame!, o mejor dicho, ¡léeme!, la catarata Huanano es lo que tú necesitas. ¡Oh caramba!, ya parezco vendedor de telemercadeo.

  Estimado lector, imagina esta situación: En un domingo cualquiera... ummm, espera, no era uno cualquiera, ¡era un domingo de sagrado fútbol mundialero!, ¡por todos los dioses del antiguo Perú!, pero no me juzguen, yo soy capaz de prescindir del juego de la pelotita, como aquel domingo, en el que cambié mi día de relajo frente al televisor, por uno de sacrificio físico en las montañas andinas.

   Mi sacrificio estuvo a punto de echarse a perder porque uno de mis compañeros de caminata canceló su participación por falta de tiempo a último momento... ¡sí claro!, "falta de tiempo", y aunque esa situación me entristeció un poco, estaba feliz de posar otra vez el culo sobre el mullido sillón para ver los juegos del día.

   Por cierto ese día jugaba México frente a Holanda, ¡uf!, ¡muy mal Robben!, te tiras como una delicada mariposa, ¡no era penal!, ¡mi solidaridad con ustedes hermanos mexicanos!

catarata huanano
¡No era penal! en Huanano

Cascada de Huanano
Un cactus de considerable tamaño camino a Huanano

Cascada de Huanano
¿Catarata Huanano eres tú?

  Ya sin planes a la vista, sólo quedaba ir a comprar más canchita (nombre que se le da en Perú al popcorn), y prepararme para la "maratón" futbolera. Sin embargo, mi hermana, que tiene un trabajo bastante estresante, llegó a enterarse de mi suspendido plan, y me preguntó si podíamos hacer aquella caminata juntos, quizá para olvidarse un poco su agobiante rutina. No respondí, ya que las rutas que yo conozco no son aptas para ella, que es 5 veces más sedentaria que yo.

   Sin embargo recordé la existencia de la catarata Huanano, sabía que era una ruta demasiado fácil, motivo por el que nunca me atrajo, porque ¡vamos!, ¡yo soy un chasqui! ¡A mí llévame a 5 mil metros de altura y a pie desnudo!

   ¡No importa!, esa ruta era perfecta para mi sedentaria hermana. ¡Vamos pues!, le respondí al fin. Y fue así que sacrifiqué el fútbol para compartir tiempo con mi hermanita (ella es mayor que yo por cierto).
      
La ruta a la cascada/catarata Huanano

   Mientras el holandés de "tiraba a la piscina", mi hermana y yo partimos temprano del distrito limeño de San Miguel hacia el Paseo Colón en el Centro de Lima, ya que por allí pasan los famosos minibuses llamados "Los Chosicanos", que por 4 soles llevan a Chosica en 1 hora y media de viaje. Por cierto, íbamos primero a Chosica porque no hay ruta directa de Lima a San Jerónimo de Surco, pueblo de donde parte la ruta hacia Huanano, o a Palacala. De Chosica a San Jerónimo de Surco es otra hora y media más de viaje y 4 soles más.

catarata de Huanano
Camino a catarata Huanano

Cascada de Huanano
Arriba de la cascada, si me resbalaba era historia

Catarata de Huanano
La cascada de Huanano, no tenía mucha agua aquel día

   Al igual que en Palacala, se tiene que pagar 3 soles antes de acceder al camino a Huanano. Se paga en la caseta de madera que está al lado de la municipalidad de San Jerónimo de Surco. Con esa simbólica suma contribuimos a mantener limpia la zona, pues hay baños y tachos en buenas condiciones en la ruta, pero aún así hay algunos visitantes que tienen unas pésimas costumbres y escaso cerebro, ¡las botellas y bolsas plásticas no son biodegradables carajo! ¡¡¡¿donde tienen la cabeza?!!!

   Este relajado paseo, y digo paseo, porque yo estoy acostumbrado a las caminatas exigentes que me hacen sufrir y ahogarme, lo hicimos en menos de una hora, hasta mi hermana no tuvo ningún problema para llegar, y aunque la cascada tenía poca agua por ser estación seca, igual fue un lugar que valió la pena visitar.
   
   Por tal motivo, si quieres ir a la cascada Huanano, no es necesario tomar un tour y gastar 50 soles, como una familia que se quejaba de su guía aquel día. Puedes ir por tu cuenta, es extremadamente sencillo llegar, y si tienes automóvil más aún, recto por toda la carretera central hasta San Jerónimo de Surco ¡¡¡no te puedes perder!!!

Catarata Huanano
Participando en #SonrisasPorAhí de Rumbeandoporahí :)

Catarata Huanano
Con mi hermana en la cascada de Huanano

La cascada/catarata Huanano en video

Información:

¿Cómo llegar a la catarata Huanano?

- De Lima a Chosica (4 soles, 1 hora y media de duración). En los minibuses los llamados "chosicanos", pasan por el Paseo Colón en el Centro de Lima

- De Chosica a San Jerónimo de Surco (4 soles, 1 hora y media de duración). En el parque Echenique en Chosica toma los minibuses que van hacia Matucana.

¿Cuándo ir a Huanano? 

- La mejor época para ir a la cascada Huanano es entre marzo y diciembre (la temporada seca).

¿Qué llevar?

- Comida ligera, atún, galletas de soda, frutos secos, y mucha agua.
- Gorra, protector solar, lentes de sol.
- Carpa, bolsa de dormir, si deseas acampar, hay zonas habilitadas para esos menesteres.

Otras detalles a saber:

- Este camino es apto para toda edad, y no es necesario ir con guía u operador turístico, pero si lo tuyo es la adrenalina, sé que existen operadores que hacen descensos en rapel en la cascada.


OBSERVACIÓN: Si has visto el vídeo te habrás dado cuenta que en el cartel de ingreso a Huanano dice: CATARATA, pero averiguando, la palabra catarata se usa normalmente para nombrar grandes caídas de agua, y Huanano no es precisamente una enorme y caudalosa caída de agua al estilo Iguazú, la palabra más adecuada para Huanano sería CASCADA.
Si uso catarata es porque se la conoce así, ¡y vamos!, el SEO es importante para mi blog. 😄


Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete aquí