¿Es Peligroso Caminar por el Callao?

Información útil al final

   El Callao, muchas cosas vienen a mi mente cuando escucho ese nombre. La primera es mi padre, un chalaco orgulloso y amante de su tierra, que hizo que sus hijos nacieran allí, pero sólo nacer, porque mis hermanos y yo finalmente nos criamos en Paramonga, un pueblo tan tranquilo, que hasta los árboles se aburren.

   Mi padre creció en el Callao de la década de los 50 y 60 del siglo pasado, y en aquellos años, ya era conocido como un lugar algo movido con respecto a la inseguridad.

   Pero en estos días donde la delincuencia ha aumentado en todo el país, el Callao ha ganado fama de ser un lugar demasiado peligroso, una verdad a medias. Es cierto que en el Callao hay zonas en las que es mejor no ingresar, pero también hay zonas tranquilas y bonitas que son muy interesantes para ver, como su Centro Histórico, o el distrito de La Punta.

   Y lo afirmo con pruebas, yo he recorrido el Callao junto a mi padre, conozco sus picantes calles, y su famoso mercado, donde se venden unos panes con chicharrón de ensueño, pero nunca he ido solo. Fue así que aprovechando mi breve estadía por Lima, decidí ir para mi tierra natal, y caminar un poco por algunas zonas en las que es seguro andar en solitario.

   Mi plan consistió en llegar a la Fortaleza del Real Felipe, (un fuerte militar construido cuando el Perú era todavía una colonia de España, allá por el siglo XVIII), para empezar desde allí, una caminata hasta el distrito de La Punta.


Fortaleza Real Felipe Callao
El Torreón del Rey - Real Felipe en el Callao

Botellas voladoras y Jack Sparrow

   Entusiasmado al máximo, empecé mi recorrido por el Callao en la entrada de la fortaleza del Real Felipe, donde apáticos soldados vestidos con antiguos y coloridos trajes militares me recibieron. Ellos me llevaron hasta la boletería para hacer el pago respectivo por el tour.

   En otra puerta me esperaba una mujer, "la sargento", de mal carácter y vestida también con uniforme militar. No es raro ver a tantos militares, pues esta fortaleza la administra el ejército.

   Ese día el tiempo se había vuelto loco, después de días tibios y nublados, éste parecía un día de verano. Llegué a la 1 pm y el sol quemaba hasta los huesos, quizá era la razón del mal humor de los militares, quien sabe.

   Lo que nunca pude prever fue la cantidad de niños en el tour. Eran como 30 niños, acompañados por sus padres y profesores. Habían llegado desde las alturas de un colegio de Cerro de Pasco. Ellos hicieron del recorrido un dolor de cabeza para la sargento, y para mí también. Bueno cómo culparlos ¡son niños! curiosos e inquietos, no paraban de gritar e ir por todos lados, hicieron difícil tomar las fotos, pero bueno, ya había pagado.

Fortaleza del Real Felipe, Callao
La Sargento, ella era intimidante

Real Felipe Callao
Un cañón antiguo, cuántas vidas se habrá cobrado

Real Felipe Callao
Esperando mi turno junto a los cañones

   Al llegar nuestro turno, y con la sargento haciendo de guía, nuestro primer punto del tour dentro de la fortaleza fue la estatua de Francisco Bolognesi. Curiosa estatua en donde se muestra al héroe peruano en una pose desganada y de derrota, muy diferente a la que se encuentra hoy en la plaza que lleva su nombre en el Centro de Lima, gloriosa y épica. 

   La sargento nos relató que esta estatua fue retirada de la plaza a principios del siglo XX, ya que fue blanco de duras criticas por obvias razones. Ahora ésta reposa en el Real Felipe como un curioso recuerdo. Acertada decisión.

   Luego pasamos a uno de los baluartes en donde reposan varios cañones antiguos, toda una  atracción para los niños, fue difícil quitarlos del lugar.

Estatua de Francisco Bolognesi
Francisco Bolognesi ¿Desgano por el sol?

Baluarte en el Real Felipe
¡Pum Pum Cabum! ¡chim pum Callao!

   Cerca de allí llegamos a la "Casa del Gobernador", un ambiente con muchas pequeñas habitaciones de techo semicircular. Habitaciones en donde se exhiben desde cerámica preinca, banderas, armamentos, bustos de héroes de la independencia, y hasta piratas ¿piratas? ¡sí! y tremendo susto que nos llevamos todos cuando la inexpresiva sargento nos llevó a uno de esos ambientes que sospechosamente estaba a media luz.

   Ella nos explicó con tranquilidad que la principal razón de la fortaleza fue proteger el puerto del Callao de los piratas, lo cual es cierto, lo raro fue oírle decir que conservaban una estatua de cera de un pirata hecha en aquella época, ¡mentira! todos miramos con curiosidad esa "inerte" estatua mientras nos acercábamos entre la penumbra, pero súbitamente ¡aaah! la estatua grita y salta... ¡era un hombre disfrazado!

La Casa del Gobernador

Cañón de bronce, uno de los primeros en el Perú nos dijo la sargento

Sala de los héroes 

Otro ambiente en la Casa del Gobernador

Este pirata actuaba como Jack Sparrow ¿Johnny eres tú?

Los niños felices

   Pasado el susto, y con la deuda de un corazón nuevo por parte del pirata "Jack", llegamos a la zona en donde se halla una réplica de la casona de Arica, "La Casa de la Respuesta", lugar donde Francisco Bolognesi dio su célebre respuesta a los chilenos en la Guerra del Pacífico: "Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho".

   Muy cerca al lugar, en otro baluarte, se exponen algunos tanques antiguos inservibles, con el único poder de convertir a un niño en un mono loco.

La Casa de la Respuesta, al lado el monumento al soldado desconocido

Me gustan las casonas, aunque sean réplicas

Casi al final pude tomar una foto de uno de los tanques sin los niños

   Mi gusto por las alturas quedó satisfecho al llegar al Torreón del Rey, última parada del tour pero la más interesante. Al ingresar al torreón me encontré con un laberinto de estrechos pasajes no aptos para claustrofóbicos. Yo quería seguir conociendo el interior, pero la sargento casi corriendo nos llevó hasta la parte más alta, pero yo igual fui feliz porque iba a tener una vista panorámica del Callao y del puerto.

   No quiero parecer negativo, pero mientras disfrutaba de la vista del Callao desde el torreón, algo interrumpió mi tranquilidad, era una niña del numeroso grupo de párvulos que después de terminar de beber agua de su botella de plástico, arrojó ésta sin ningún reparo desde lo alto del torreón, sumándose después otros niños que, aunque no tiraron sus botellas cual aviones, las dejaban escondidas entre los cañones.

   Yo me conozco y sé que no sé tratar con niños cuando estoy furioso, pero pensándolo bien, mi rabia no debía ser contra ellos, los niños sólo repiten las conductas de los padres. ¡Padres! ¿Qué nos pasa compatriotas? ¡criemos mejores peruanos, por favor!

Algunas inscripciones

Dentro del Torreón y sus laberínticos pasajes

Un corto video dentro del torreón

El mirador, la cima del Torreón, no se puede subir :(

Cañón desde el torreón, me salió con rima XD

¡Un barco pirata! ¡disparen!

Ahora sí ¡hacia La Punta!

   Con un sabor agridulce terminó mi tan esperado tour por el Real Felipe. Me quedó muy corto y con la impresión de ser más un tour para niños. El pirata estuvo casi media hora realizando su espectáculo, pero bueno aún era temprano y faltaba pasar por la zona de Chucuito para llegar al distrito de La Punta. 

   Andar por las calles del Callao con una cámara fotográfica no me hizo sentir muy seguro, más aún viendo a grupos de jóvenes de un aspecto, a mi parecer, de temer. Me sentí un poco más seguro cuando llegué a la Plaza Grau. Metros más adelante está el muelle dársena, en él, pequeñas embarcaciones hacen recorridos diarios por el puerto. El mar siempre transmite tranquilidad y es lo que se siente aquí, perfecto para pasar el tiempo y disfrutar de la vista.

Callao, Peru
Muy cerca a la Plaza Grau

Callao, Peru
Singular señor con singular transporte que viajaba con música a todo volumen 

Callao, Peru
Plaza Grau

Puerto del Callao
Vista del Muelle Sur del Puerto del Callao desde el muelle dársena

Puerto del Callao
El Faro del Muelle

Desde el muelle

   El sol ya estaba bajo y era hora de apurarme. Camino hacia La Punta, pasé por el submarino Abtao, hoy convertido en el Museo de Sitio Naval Submarino, pero ya estaba cerrado.

   Llegando a Chucuito, encontré varias casas antiguas de madera que aún se conservan en buen estado, pero lo más resaltante allí son las fachadas de las casas, pintadas de llamativos colores. Quise tomar algunas fotos pero nuevamente en los alrededores, un grupo de adolescentes de gorros y bermudas me hicieron temblar de miedo.

El submarino Abtao, ahora convertido en el Museo de Sitio Naval Submarino

Una pequeña parte de lo que vi en Chucuito

Al fondo el buque de investigación científica Humboldt desde la Playa La Rivera - Chucuito

   Pasos más adelante y ya estaba en el distrito de La Punta, lugar tranquilo y residencial. La gente que vive allí es de clase media-alta, eso es notorio. Lo agradable fue ver que todo está limpio y se siente un poco más de seguridad.

   En la parte norte de la costa del distrito hay un bonito malecón, el Santiago Figueredo, con altos y modernos edificios, clubes y también muchas casonas muy bien conservadas en las cercanías, lo único decepcionante fue la seguridad municipal, que me impidió tomar algunas fotos, me detuvieron en varias calles haciéndome miles de preguntas tratando de averiguar el porqué de las fotos. Al final, sólo me dejaron fotografiar la Plaza Matriz del distrito ¿qué onda?

La Punta, Callao
Una iglesia mas, pero esta vez en el Callao

La Punta Callao
Mi debilidad son la casonas

Plaza Matriz de La Punta

   Cansado y fastidiado, decidí salir de todo ese acartonamiento y fui hacia la Plaza San Martín con dirección a la playa y contemplar el atardecer, el mejor que vi en todo ese año. A la distancia se podía apreciar claramente las islas de San Lorenzo y El Frontón.

   Mucha gente viene aquí a descansar, conversar, a pasar el rato ¡todo es demasiado apacible! tanto lo fue que olvidé que me faltaba llegar al humedal de La Arenilla, a pocos metros de donde estaba.

   Antes de dirigirme a La Arenilla, ingresé al encantador mirador, una especie de glorieta donde también funciona una cafetería. La entrada al mirador es gratis, y el ingreso se hace por un lado.

Isla El Fronton, Callao
Isla El Frontón

El mirador desde la playa donde me puse a descansar

Atardecer 

La Punta Callao
Barrera contra las olas

Vista del mirador y las islas desde la playa contigua 

   La Arenilla es un humedal creado artificialmente, donde aves de la zona y migratorias vienen a alimentarse. Si eres fanático observando aves este lugar es perfecto para ti. Yo llegué demasiado tarde, ya el sol se ocultaba y no habían muchas aves que ver, primero porque era temporada baja y segundo porque las aves que aún quedaban estaban dormitando.

   A lo largo del humedal hay un tranquilo malecón con información completa de las distintas especies de aves que habitan el lugar. 

   Tuve que apurar el paso porque se hacía de noche. Cerca al humedal a esa hora hay poco tránsito de gente y ver a lo lejos otra vez, ¡sí! ¡otra vez! a grupos de jóvenes poco confiables hizo que saliera presuroso hacia la avenida Grau, donde pasaba el bus que me llevaría de regreso a casa en el distrito de San Miguel.

En La Arenilla, la aves ya estaban inactivas haciendo la digestión :D

La Arenilla
La Arenilla

Atardecer en La Arenilla

Al fondo la Costa Verde

   ¿Vale la pena caminar solo por el Callao? Por supuesto que sí, especialmente por el distrito de La Punta, yo la pasé muy bien, además hay muy buenos restaurantes donde preparan deliciosa comida marina. Yo comí un rico ceviche, pero no recuerdo el nombre del lugar, eso si NO VAYAN a esos restaurantes en donde hay chicas exageradamente amables diciéndote mil maravillas de su comida, vayan a restaurantes sobrios, nada de publicidad engañosa, he tenido malas experiencias.

Información:

- Procura siempre ir en grupo, es la mejor forma de recorrer el Callao a pie, es más seguro, especialmente si vas con cámara fotográfica.

- Si quieres visitar el Real Felipe, el horario de atención es de 9am a 4pm de lunes a domingo, el costo es de 10  soles adultos, 5 soles niños, el tour dura casi 2 horas, es perfecto para los niños se divertirán mucho.

- En el muelle dársena, pequeñas lanchas a motor te llevan por 10 soles por los alrededores de La Punta y el puerto del Callao, atienden toda la mañana y la tarde.

- El Museo de Sitio Naval Submarino, atiende de martes a domingo de 9:30am a 4:30pm, más información AQUÍ. 

- La mejor época para visitar el humedal de La Arenilla es en verano a partir de diciembre pues muchas aves migratorias llegan al lugar buscando comida y calor. Recuerda llevar un buen teleobjetivo para las fotos y prismáticos.

---------------

   Si te gustan estas historias de viajes cortos o largos, sígueme en mis redes para estar en contacto.

-FACEBOOK: /guitarraviajeramusica
-TWITTER: @guitarraviajera
-INSTAGRAM: @guitarraviajera

Recorrido por La Punta

Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete al blog

Soy parte de

Hispanic Travel Bloggers