La extraña intersección entre 1999 y el 2000

¡Ojo! si tienes menos de 29 años quizá no logres entenderme
  
   Hace apenas unos meses atrás, los que habitamos este lado del mundo, estuvimos a merced de la implacable ira de la "madre" naturaleza. Esta inconsciente e impersonal progenitora que logró sacar a flote muchas de nuestras escondidas bajezas, y también algunas luminosas muestras de la escurridiza nobleza humana.

   Me estoy refiriendo al "Niño Costero", fenómeno climatológico que causó diluvios que asustarían al mismísimo Noé. Estos aguaceros y aludes destruyeron hogares, mataron personas, y dejaron en el desamparo a muchas familias en varias ciudades y pueblos del norte del Perú, llegando incluso a afectar las periferias de la principal urbe peruana, Lima. Capital del país que soportó graves problemas de abastecimiento de agua potable para sus casi 10 millones de habitantes, a consecuencia de los constantes huaicos que cayeron en la cuenca media del río Rimac.

Eres tan frágil

   Podría extenderme dilucidando sobre lo que dejó entrever esta desgracia, "¿y qué es?" preguntarás. Sencillo, la extendida corrupción y la total falta de consciencia ambiental de nuestras autoridades y de nosotros mismos, ¡pero vamos! que de eso no va esta entrada. Si mencioné el tema del destructivo fenómeno fue sólo para enfocarme en algunos ligeros efectos que yo logré experimentar no sólo esta vez, sino en las demás situaciones en las que nuestra moderna civilización actual parece venirse abajo cual castillo de naipes.

   Yo estuve por Lima cuando el cálido "Niño Costero" se estacionó frente a las costas peruanas, y el efecto más "terrible" que soporté fue estar sin agua por varias horas. Así es, fui de los pocos afortunados que no necesitamos caer en la locura de comprar agua embotellada en los centros comerciales como si no hubiese un mañana.

   Pero esta carencia del líquido vital no fue nueva, ni tan desesperante para mí, ya que yo provengo de un pequeño pueblo costero a 200 kilómetros al norte de la capital, y como todo pequeño pueblo en este país, sufrió y aún sufre serias restricciones con el agua y la energía eléctrica. Si quieres saber más sobre este lugar entra AQUÍ.

Entre la X y la Y

   Mi tolerancia a la escasez de agua no sólo se gestó al vivir en un pueblo con problemas en los servicios básicos, o al aprender a viajar como "mochilero" recientemente (ver AQUÍ), sino en haber nacido y crecido en una época más sencilla y un poco tumultuosa. 

   Algunos expertos en clasificar a las generaciones humanas me colocarían en la llamada Generación X, pero otros me posicionarían en la Generación Y. Es muy difícil saber exactamente a qué "grupo" pertenezco, pues ando por los límites y en un país al que denominan del "Tercer Mundo". Lo único que sé es que si doy una rápida mirada a mi pasado y la comparo con este alocado presente, veré que mi niñez fue orgullosamente algo "primitiva".

   Sin embargo, a diferencia de mis padres, la adquisición y manejo de las nuevas tecnologías fue para mí un proceso natural y sin resistencia. La única cualidad que poseo frente a los jóvenes de hoy es saber cómo es la vida sin Internet, sin celular inteligente, ni tabletas, ni televisión satelital, ni Spotify en el móvil, pero hay un límite, jamás sabré como hubiese sido vivir de esa manera más simple en la edad adulta.

Mil novecientos noventa y nueve ¡oh sí!

   Mi paso a la era digital y super hiper conectada llegó en ese bendito año, en pleno apogeo adolescente, cuando el sistema operativo de la computadora de mi padre cambió al mítico Windows 95, y la enciclopedia Encarta me hacía olvidar los voluminosos 5 tomos de mi enciclopedia de la ciencia y la tecnología.

   Era el ambiente propicio para la llegada de la Internet, la mayor transformadora de vidas en toda la historia de la humanidad.

Ahora déjame retroceder en el tiempo mientras juego Wolf 3D:

   Es julio de 1999, y no hace mucho que en el pueblo donde vivo, las curiosas antenas caseras de televisión han quedado obsoletas y convertidas en miradores para las aves. La culpable de todo ha sido la televisión por cable, este genial invento que nos permite ver canales tan interesantes como el Discovery Channel, History o MTV. ¡Adiós interferencias, adiós canales limeños y adiós antena de bambú de 5 metros.

   Ya es de noche, y en la única televisión que tenemos en casa están transmitiendo el festival de Woodstock ¡asu! ¡los Red Hot Chili Peppers están locos! cómo puede ese hombre salir tocando Around The Word desnudo...

   Muy entretenido todo, pero me tiene inquieto aquello del Internet. Un técnico vino esta mañana a instalar unos extraños artilugios dentro del CPU. Estos permitirán conectarnos mediante nuestra recientemente adquirida línea telefónica a eso que llaman Internet. ¡Vaya sonidillo que emite esa cosa! Me intriga aquello del chat, es lo único que sabemos de esta rara tecnología que nos acaba de mostrar el seudo técnico ¿chat?  
  
----------

   Recuerdo esos años y me causan gracia. Mi hermano mayor era el principal transgresor de la reglas de mi padre: "¡No se conecten hasta que regrese del trabajo!" era la orden. Pero las reglas están hechas para romperlas dicen, y era lo que hacíamos:


Para empezar, necesitábamos ingresar al portal mágico:


... y luego teclear:

http://www.fullchat.com 
(esta web ya no existe, ni siquiera sé si esta era la dirección)

   Y desde esa fecha, y a pesar de los problemas en los que nos metimos mis hermanos y yo (llegó a venir un recibo de teléfono de 500 soles), no volvimos a desconectarnos del ciberespacio, aún cuando nuestro padre cortó el servicio. Ya que casi inmediatamente surgieron las cabinas de Internet, que en sus inicios eran escasas y cobraban 30 soles la hora. Meses después bajaron a 5 soles y en el año 2000 comenzaron a proliferar como hongos.

   Es imposible para mí imaginar una adolescencia y primeros años de mi juventud sin los chats (Fullchat, El Chat, Yahoo Chat, Terra Chat, etc.), o sin el MSN Messenger, o el MySpace, o el correo de Hotmail. Estuve presente en ese periodo de transición, cuando ya era posible relacionarse con gente de otros lugares del Perú y del mundo, mientras aún usaba El Navegante, una pequeña revista física que venía gratis al comprar el diario Expreso, en ella venía una no tan extensa lista de páginas web interesantes, era el Google de aquellos años, ya que el buscador AltaVista era para mí muy confuso de usar.

Fusión celular (móvil)

   Los que realmente saben cómo es vivir sin la Internet en la edad adulta son mis padres, ellos pasaron sus años mozos usando el correo físico, la televisión, y las incipientes líneas telefónicas. Para mí es difícil imaginar una vida así, pues prácticamente mi vida social preadulta giró en torno a la Internet desde los 18 años. Comencé usando las salas de chats que me permitieron conocer amigos virtualmente, y cuando aparecieron las redes sociales estas amistades pasaron de la pantalla a la vida real.

   Hoy con los celulares inteligentes es más sencillo aún. Puedo asistir a eventos organizados por mis amigos o extraños vía Facebook, o usando aplicaciones como el Joinnus. También puedo tener charlas trasatlánticas con una de las protagonistas de este blog, Caroline, usando el Telegram. O puedo subir videos a YouTube o publicar mis pensamientos en la web, como el que estás leyendo ahora mismo desde la palma de tu mano.

   Aún así, soy consciente de que todo esto puede cambiar con mucha rapidez. Esta actual dependencia hacia los celulares, el Facebook o los servicios de Google tarde o temprano desaparecerán, convirtiéndose en otra cosa que no soy capaz de imaginar. Nada dura para siempre, un ejemplo de ello es el MySpace, antigua red social que fue casi tan popular como el Facebook. Convertido hoy en una olvidada web tipo SoundCloud, metamorfosis que causó una dolorosa eliminación de todos los perfiles personales (el mío incluido) dejando en el limbo todas mis fotos, comentarios y mensajes sin que pudiera hacer algo para conservarlas.

   Es gracioso escuchar a algunos amigos míos o expertos del blogueo decir que lo mejor es dejar de usar los servidores gratuitos como Blogger, para cambiarlos por espacios propios de pago (host). Es cierto que poseer un alojamiento "propio" te permite personalizar mejor el blog y añadirle útiles aplicaciones, pero advertir que un blog alojado en Blogger puede de un día para otro desaparecer porque a Google se le antojó cancelar esta herramienta es completamente falso. A menos que uno sea dueño de un servidor (la máquina física real), nadie puede asegurar la continuidad de una web, por mucho que uno esté pagando.

   
Lo que el viento se llevó

   Las épocas, las generaciones, la tecnología... los recuerdos, todos llegan a su fin, por ahí habrán algunas personas o ideas que llegan a trascender, sobreviviendo cientos o miles de años en el futuro, pero la mayoría queda perdida en el olvido. 

   Cómo me hubiera gustado leer algún escrito de algún abuelo o bisabuelo o tatarabuelo mío, y conocer su mundo interior. No es lo mismo leer un libro de historia en la escuela, además hay que ser bastante ingenuo para considerar a la historia oficial como algo totalmente verídico. 

   Sólo nos queda estimado y coetáneo lector mío, guardar con cariño en nuestras memorias cerebrales aquellos tiempos de zumbidos del MSN, de los Gatos Samurai, de la Chiki de Concordia, de los taps y super taps de Chipy, de la música en CD o de los goles de Romario grabados en VHS. 

   Hoy sólo queda rezar a todos los dioses para que en el próximo fenómeno de El Niño, las autoridades ya se hayan hecho cargo de los tóxicos relaves mineros en la cuenca alta del río Rimac, principal fuente de agua de Lima, ya que está quedaría contaminada durante meses si ocurriese un huaico, esto provocaría el colapso total de la ciudad ¡no quiero ni imaginar!

   Toda la información sobre el tema de los relaves la puedes encontrar buscando en Google ¡vamos "pulpín" que la Internet no sólo son memes en Facebook! si fuera así, mejor nos hubiéramos quedado en los años de 1990 con un lapicero y un casete.

   ¡Vamos! te animo a dejar tu huella en este efímero mundo virtual, ábrete un blog o sube un video, o talla una roca si deseas ser recordado. XD

   Nos vemos por los caminos de la vida.



Compartir:

Ese extraño compañero de viaje, el cabello

cortar o no cortar el cabello antes de viajar
Una entrada para machos melenudos

   Siempre he sentido curiosidad hacia algunas características físicas de nuestra especie humana, por ejemplo, cuando niño solía preguntarme: ¿por qué sólo los seres humanos tenemos cejas? ¿qué utilidad tienen esos graciosos pelitos sobre nuestros lampiños rostros? La primera explicación que obtuve aquellos años fue la de un libro escolar de ciencias naturales, según éste, las cejas estaban allí para proteger los ojos del sudor o de cualquier otro líquido que bajase por la frente. 

   Me pareció una explicación aceptable, pues quién no ha sudado como caballo en verano, o durante una actividad física intensa, y se le ha escurrido una traviesa gotita de sudor por la frente, o quién no ha estado bajo una copiosa lluvia o bajo la ducha al bañarnos, en todas estas situaciones, es fácil darse cuenta del modesto trabajo de protección de estos pelitos.

   Otra justificación evolutiva para conservar estos pelitos es por el poder que tienen para transmitir emociones, una teoría muy interesante por cierto, ya que desde que somos "humanos" hemos sido una especie que vive en grupos, y tener unas cejas expresivas ayuda mucho para comunicar si estamos bien o mal a los demás. ¿Te imaginas un rostro enojado sin las cejas? ¡sería raro! y sí, hay mujeres que no tienen cejas pero se las pintan.

   Pero las cejas no son lo único peculiar en los humanos, lo que más me causa asombro hasta el día de hoy es el cabello, sí, aquellos largos filamentos de inerte queratina que cubren nuestra cabeza, y que si no son cortados, pueden llegar a crecer varios metros de longitud (hasta 4 metros leí por ahí).

La represión capilar en la escuela

   El tema del cabello sí es un misterio. Protege la cabeza de los elementos dicen, ummm explicación razonable, pero ni los científicos saben para qué es que crece tan largo, no hay utilidad práctica en ello, es más, hasta para un cavernícola debió haber sido bastante molesto andar con las greñas sobre el rostro, además del difícil aseo.

   Y ya que toco el tema de la longitud capilar, no sé las normas de los colegios actualmente, pero en mis tiempos todo estudiante varón tenía que llevar el cabello lo más corto posible, ¡ay del que lo tuviera un poco largo! palazo en todo el culo o cincuenta ranas (sentadillas) como castigo, y a veces las dos juntas para que el pequeño educando aprenda bien la lección ¡a la fila condenado jipi! 

   Y no es algo que haya visto en un tercero, yo recibí esos palazos e hice esas cincuenta ranas por tener el cabello de cinco centímetros de largo. Nunca entendí la estricta orden de llevar el cabello corto, "es para que no te llenes de piojos" decían por ahí, ¿y las mujeres? ¿ellas son acaso sucias y piojosas? ¡claro que no!

   "¡Es que los machos no llevan el cabello largo, maricón!", bueno, biológicamente el cabello no es ningún dimorfismo sexual, si lo fuera, a los varones no nos crecería el cabello más de 3 centímetros, y tendríamos que usar pelucas para estar greñudos.


cortar o no cortar el cabello antes de viajar

Melenudo universitario

   Para mí fueron once años de represión y lento amansamiento escolar, once años en los que la escuela hizo bien su trabajo, quitar a todo niño su libertad y su potencial para ser creativo, curioso, e inquisitivo. El cabello es sólo una prueba superficial de ello, bueno, sé que esta entrada se está desviando del difuso tema, pero es imposible para mí no mencionarlo, ya que el ridículo tema de la obligatoriedad del cabello corto en las escuelas me parece una enorme estupidez, como también lo es las estrictas formaciones diarias y las marchas castrenses en los desfiles ¡que los niños no son soldados! ¡hasta cuándo!

   Es por ese motivo que amé mi etapa universitaria, lugar donde tuve libertad de por lo menos, hacer con mis cabellos lo que me diera la gana. Y sí, llegué a tener en esos días, el cabello más largo que mi hermana, y lo disfruté, tanto que hasta el día de hoy paso del cabello corto al largo cíclicamente con total libertad.

Genial, pero ¿es práctico?

   Lo bueno de tener el cabello corto es la comodidad, es ese despertar por la mañana sin tener que desenredar nada, sólo meterse directo a la ducha, luego secarse, peinarse con los dedos y salir para las labores diarias. Con el cabello largo, en contraste, requiere unas acciones previas, como la del desenredo, pues de alguna forma mística los cabellos tienden a enredarse a cada momento, y nadie quiere tener una cabellera de naufrago o sufrir con el dolor al peinar unos cabellos demasiados apelmazados, créeme que cuando el peine jala dos o tres cabellos de raíz, el dolor es tan insoportable y amargo, que yo a veces vocifero algunos "ajos y cebollas".

   Pero si algo nos enseña nuestra larga cabellera es a tener paciencia, la misma paciencia que se debe tener para soportar las etapas del crecimiento capilar. Como la etapa a la que yo he bautizado la del "ni fu ni fa", es decir cuando el cabello deja de estar corto pero no lo suficientemente largo como para recogerlo o ponerlo detrás de la orejas. Es una etapa difícil, y algunos pueden transformarse en orcos deseando no salir de casa, pero es el precio a pagar. Por cierto, en esta etapa una gorra puede ayudar.

   Considerando estos detalles prácticos, y añadiendo el difundido prejuicio (cabello largo = drogadicto, vago, mendigo) sobre los hombres de cabello largo en mi país, Perú, debo de reconocer que viajar como mochilero teniendo mis actuales greñas de profeta no será muy beneficioso para mis actuales planes viajeros, en el mejor de los casos quizá me confundan con una mujer, jocosa situación por la que ya he pasado varias veces.

   Y bueno, ya habré acabado el colegio hace mucho, pero la incomprensión de algunas personas aún seguirá viva viaje o no, criticando a los que de alguna manera tienen la valentía de extender esas fibras inertes de queratina al vaivén del viento.


Compartir:

Liebster Award, una excelente idea



   "Marquito aprovecho en felicitarte, he visto el trabajo que le estás poniendo a tu web, por eso con mucho gusto te nominé en los Liebster Award...", era parte del atento mensaje que Lourdes me había escrito vía Facebook.

   Era un poco confuso, ¿qué son los Liebster Awards? Lo primero que pensé emocionado fue: ¡Genial! una de las blogueras de viaje más guerreras en el Perú, creadora de placeOK, un blog premiado como el mejor por la FITUR el 2015, había considerado mi modesto espacio virtual para que sea partícipe de algún tipo de reconocimiento que yo aún no entendía.

   Quizá no lo haya entendido al principio, pero esa acción fue para mí como una inyección de "motivacioncina" en altas dosis, tan necesaria para que la continuidad de este blog siga en pie, ¡como un pinchazo directo al glúteo izquierdo!

Wolkswagen, Beckenbauer, guten tag

   Así es, la palabra Liebster es una voz alemana, traduciéndola literalmente al idioma de Cervantes y el Puma Carranza, significa: querido(a). Entonces ¿éste sería un premio al blog más querido? pues por ahí no va el asunto. La mejor forma de entender el funcionamiento de estos premios es visitando esta web (haz clic aquí), en ella se explica el propósito de los Liebster Awards. Por cierto, la página está escrita en inglés, y como yo soy un fiel amante del castellano, no logré entender ni jota, por tal motivo tomaré la explicación de Lourdes:

Liebster Awards: Es un reconocimiento que blogueros hacen a otros blogueros, para conectarse, conocerse, fortalecer relaciones y apoyarse mutuamente, una acción que se viene manteniendo desde el 2011. ¡Una excelente idea! ¡cómo no se me ocurrió a mí!

   Pero no es tan sencillo, hay ciertas reglas que el nominado debe cumplir si acepta el premio. Aquí otra vez me apoyaré en la explicación de Lourdes: Si se acepta el premio, se debe de continuar esta cadena blogueril, nominando a otros 5 u 11 blogs que uno conozca, y que además estén activos. No importa si son blogs que recién empiezan, es más, la idea es reconocer el trabajo de los blogueros amateur principalmente.

   Lo divertido es que luego de elegir a los nominados se deberá crear un cuestionario de 11 preguntas que ellos deberán responder si aceptan el premio, y ellos a su vez harán otras 11 preguntas a sus nominados y así sucesivamente hasta el infinito y más allá.

   Por mi parte, hoy me toca contestar las 11 preguntas que la gran Lourdes nos ha hecho, y que yo contestaré con todo el placer del mundo. Helas aquí:

1. ¿Cómo decides ser blogger?

   Esta vez revelaré algunas cosas que no conté en mi sección "Sobre Mí". Bueno, empezaré. Decidí abrir un blog de viajes porque añoraba escandalosamente el viaje que había hecho con mi exnovia unos años atrás. Sabía que mi relación a distancia con ella no prosperaría, pero en el blog, de alguna forma, esta se mantendría "viva" en mis relatos.

2. ¿Cuál fue el primer post que escribiste?

   He borrado muchos por temas personales, pero el primero como bloguero dispuesto a dejar un poco sus recuerdos para empezar a viajar solo y crear contenido, fue el de "El Distrito de Paramonga".

3. ¿De dónde surgió el nombre de tu blog?

   Del viaje con mi exnovia, llevé mi guitarra con la intención de hacer dinero pero por mi timidez terminé sólo cargándola como un incómodo bulto, pero se paseó la condenada.

4. ¿Cuál ha sido el viaje más largo que has realizado?

   Disculpa si sigo con lo mismo, pero fue el viaje que hice con mi ex el 2010, fueron 3 meses por el norte del Perú y gran parte de Ecuador viajando con poca plata.

5. Si no fueras blogger de viajes ¿sobre qué tema escribirías?

   Sobre temas guitarrísticos o de humor, aprovecho para promocionar unos blogs míos olvidados en el tiempo: yoguitarra.blogspot.com y gatolicismo.blogspot.com.

6. ¿Qué destino te ha impresionado más y por qué?

   Baños en Ecuador, llegué cuando el volcán Tungurahua estaba en erupción, salía lava y retumbaban las ventanas por las explosiones, pero la gente actuaba como si nada pasara.

7. ¿Algún accidente o problema grave durante un viaje?

   Fue en un viaje corto con una amiga y mi hermana, habíamos decidido caminar por las montañas pero el esfuerzo fue tanto para mi amiga que casi se desmaya, no fue grave pero me asustó mucho estar allí sin saber qué hacer y en medio de la nada.

8. ¿Cuáles son las 5 cosas indispensables que llevas durante tus viajes?
   
   Celular, audífonos, chicle, desodorante y dos kilos de paciencia.
  
9. ¿Qué tipo de viajero eres?

   Uno tranquilo, y más enfocado en los pueblos pequeños y naturaleza, las ciudades grandes me marean, literalmente.

10. ¿Cuál es el mayor lujo que te has dado durante un viaje?
      
   Alojarme en un hotel de 40 soles. Puede no parecer un lujo, pero para mí lo es je je je.

11. ¿Una travesura viajera que quisieras compartir?

   Si la cuento me censuran el blog, aunque tengo otra que sí puedo compartir, pero si la cuento harían leña de mí.

Ahora es mi turno muajajaja

   ¡Llegó el momento de nominar! Los elegidos son: Jorge de El Perú en Mi Auto, Jessica de Viajando Existo, Rosario de Aventuras de una Viajera, Debora y André de Sin Largavistas y Zeneida de Travel Me Softly. Todos son blogs que he leído y que sigo en sus diferentes redes sociales.

   Y bien, aquí van las preguntas para ustedes amigos(as) nominados(as), pero antes de contestarlas, imaginen que les estoy interrogando en un cuarto oscuro con sólo un foco o bombilla de 25 watts cerca a su rostro... ¡de acuerdo! demasiadas películas policiales de los 90 por hoy.

Preguntillas:

1. A Mark Zuckerberg se le ocurre un día comprar sin tu permiso el nombre de tu blog y ya no tienes posibilidad de recuperarlo ¿qué nombre le pondrías a tu web ahora mismo?
2. ¿Alguna vez has comido algo que no te gustaba por compromiso o presión de grupo? ¿qué fue?
3. ¿Alguna vez has nadado desnudo(a) en una playa no nudista? y si no ¿lo harías?
4. ¿Cuánto tiempo te toma crear y publicar una entrada en tu blog?
5.  Cuál es tu destino viajero principal para este 2017.
6. ¿A qué tipo de público está dirigido tu blog?
7. Qué cosas han ocurrido en tu vida a consecuencia del blog.
8. Un blog que te haya inspirado, no necesariamente de viajes.
9. ¿Cuál ha sido el viaje más largo que has realizado?
10. Un tema musical que siempre te acompañe en los viajes.
11. Dicen que es mejor vivir el día a día pero ¿cómo imaginas tu blog en 5 años?

Gracias Lourdes y Nicky de placeOK por la nominación, y gracias a mis nominados por participar de estos premios.

Un abrazo. :) 


Compartir:

Un día cualquiera cuando el cerebro se apaga

Cuando no hay qué escribir

Una breve historia para blogueros no inspirados

   Sus largos dedos de pronto no supieron qué escribir, ellos quedaron inmóviles sobre el teclado, esperando la orden del anónimo redactor. Pero éste estaba vacío. En su alma todo rastro de motivación se había desvanecido después de su último viaje.

   Algunas vagas ideas brotaban fugaces, él sabía que a veces esos destellos de creatividad son capaces de llenar, con algunas palabras, la blanca pantalla del computador. Sin embargo la frustración llegó cuando adjetivos como: bonito, bello, hermoso y paradisíaco empezaron a surgir dentro de los párrafos.

   "¡No, no me gusta! ¡parece folleto turístico!" pensó mientras borraba el texto. Habían pasado cuarenta minutos y la tarea había vuelto a cero, y la cabeza a estar vacía otra vez.

   Tener la mente en blanco era la sensación más desagradable que el anónimo redactor podía sentir desde que se autonombró bloguero de viajes. Aún así, trató de darle tiempo a sus sinapsis neuronales para que de algún modo ellas hicieran su misteriosa magia.
   "Al final, es desde ese mundo de electrones y de energía donde todo se origina ¿no? ¡yo no puedo forzarlo!", reflexionó al momento de colocarse los audífonos dispuesto a hacer una pausa para escuchar algo de su música preferida.

   Llegó la tarde, y la pantalla del computador del delgado hombre ya no era un lienzo en blanco, ésta ahora mostraba los inconfundibles memes y demás tonterías de la Internet, obra y gracia del Facebook, que tiene la capacidad de absorber el tiempo y la vida de cualquiera.
   Consciente del tiempo perdido, nuestro personaje al que llamaré Ocram, salió lejos del encierro de las paredes de su casa sin rumbo definido. Sentía la necesidad de dar un paseo por el pequeño pueblo que habitaba, tenía la esperanza de que con ello su ocioso cerebro volviera a andar.

   La plaza principal del pueblo bullía de actividad humana, algo infrecuente para una plaza normalmente carente de vida. Eran quizá los efectos del calor extremo del verano, pues quién quiere estar dentro de casa cuando los termómetros marcan 30 grados centígrados.

   Llamaron su atención los coloridos carritos que simulaban trenes. Le resultó gracioso ver a los niños felices mirando extasiados las titilantes luces de colores que adornaban las máquinas. En otro rincón de la plaza un grupo de adolescentes danzaba al ritmo de una frenética saya, parecía ser un ensayo. 

   "¡Bah! No me gusta esa danza, me parece tan vana, ¿dónde están los shacshas*?" protestó Ocram.

   Ajeno a ese pequeño mundo urbanizado, el cielo clamaba por atención, y usaba a las primeras estrellas, ellas ya se mostraban teniendo de fondo a las nubes rojas iluminadas por un sol bajo el horizonte. Por un momento Ocram puso sus esperanzas en la inspiradora naturaleza. Habría que ser de piedra para no dejarse conmover aunque sea un poquito por el espectáculo que esta nos ofrece todos los días. Se alejó del bullicio. Pero la suerte no estuvo de su lado. El cielo sólo le llenó la cabeza de pseudofilosofía romántica, y de recuerdos, muchos recuerdos, pero de ideas para escribir sobre el viaje, absolutamente nada.

   Sentado otra vez frente al computador, la situación fue la misma, vacío total. Sólo le quedo hacer una cosa, revisar las estadísticas del blog, luego revisar la plantilla, y después pensar en cambiar el logo, y ver algún tutorial de lo que sea en YouTube. 
   La web más popular del mundo para ver videos en línea es casi tan adictiva como el Facebook. Empezó viendo cursillos de animación y terminó muy tarde por la noche viendo videos de gatitos graciosos y tiernos.

   "¡Uf, un fin de semana perdido otra vez!" 

   Resignado y con el reloj marcando la medianoche, Ocram abrió su blog, ingresó a Crear Nueva Entrada, y escribió en el título: Un día cualquiera cuando el cerebro se apaga. 

Voilà.


*Shacshas: Danza típica de la región Ancash, y muy difundida en los distritos limeños de Paramonga y Pativilca.

Compartir:

Únete al guitarreo :)