,   |   2 Comentarios   |  

Despejando dudas en Upacá

Upaca, Pativilca Peru

   "¡Tú puedes Marco! que no te importe hacer el ridículo", repetía nervioso dentro del auto en movimiento. Ni las sugerentes formas de los áridos cerros, ni el verde escandaloso de los campos visibles desde mi ventana, acallaron la cháchara mental.

   El olor a maíz chala que algunos pasajeros llevaban en el auto, aromatizaba el momento, mientras recorríamos un precario camino rural. El mal estado de esta vía obligaba al chofer a realizar maniobras temerarias para esquivar los huecos del viejo asfalto. Aún así, el breve viaje hacia la campestre Upacá, un pacífico centro poblado a las afueras del distrito de Pativilca, empezó con buen pie.

   Muchos motivos me traían a Upacá, uno de ellos era conocer a la familia del novio de mi hermana. Un orgulloso y amable upaquino lleno de ideas y planes para que más temprano que tarde, Upacá se convierta en un nuevo punto de interés turístico en la provincia de Barranca, gracias a las habilidades culinarias de sus habitantes.

   El otro motivo que me trajo a Upacá fue una promesa. Hecha a los seguidores de Guitarra Viajera en Facebook. La promesa consistía en subir un video en el que interpretaría una canción, pero sólo si llegaba a los 500 "Me Gusta". La meta se cumplió. Aunque sabía bien que la promesa era solamente una excusa. Tenía que obligarme de algún modo a hacer algo que hasta el día de hoy sigue siendo un reto para mí. CANTAR.

   Pude haber cantado y grabado el video dentro de mi casa, pero el "acontecimiento" tenía que realizarse en exteriores, porque me gusta sentir la energía del campo, o del mar, o de cualquier otro ambiente natural. Además estoy convencido que estas energías alivian un poco mi extremada timidez ante estas situaciones.

Upaca, Pativilca

   El tiempo en Upacá no corre, ni siquiera camina. En estos lares, las cosas se hacen con tranquilidad o no salen bien, allí no hay apuros. Se sigue el ritmo de las plantas. Sembrar, cuidar, regar, ver el lento crecimiento de la vida, y luego cosechar los frutos de la paciencia y la dedicación.
   
   Esa es la energía que se puede percibir en Upacá, y en todo lugar rural. Diferencia bastante notoria para mi acostumbrada visión de inmediatez citadina. Pues soy un ser de un hábitat de cemento en donde se come rápido, se camina rápido, se trabaja rápido, se ama rápido, ¡vive rápido y muere joven! ¡y que viva el rock and roll! dicen. Bueno, allí creo que exageré.

   Lo real, es que el cambio siempre estará presente en la vida y en todo lo que existe sobre este planeta. Quizá para mis ojos "modernos", esos tan acostumbrados a lo fugaz, un verde campo lleno de pajarillos y árboles pueda parecer idílico, sosegado e inmutable. Pero para los sabios ojos de la señora Sofía, una locuaz octogenaria de Upacá, los tiempos de conexión directa entre la naturaleza y el hombre, han cambiado con el paso de los años.

   Los años mozos de la señora Sofía, se veían reflejados en sus ojos. Y su voz nos transportaba hacia un mundo que quedó en el pasado. Un mundo en el que la gente valoraba las cosas simples. Gente que trabajaba duramente en el campo, inmersa en el equilibrio de la naturaleza. La ambición desenfrenada no tenía lugar aquí. 

   Sus relatos hablaban de un tiempo en el que, si llegaba la época de la cosecha, y el vecino no contaba con aquel producto en su chacra, bastaba que él diera una mano en la recolección para que obtuviera un saco lleno de este, cargado además de gratitud y compañerismo. O de las historias de generosidad, cuando se regalaba un cerdo entero a un amigo o a un familiar, y ellos después devolvían el gesto de igual forma, sin tener la obligación para ello. Una muestra de la solidaridad y el equilibrio natural en acción.

Upacá, Pativilca Peru

   Pero estas costumbres en algunos lugares poco a poco se van perdiendo. El cambio más destructor la da la vida urbana, aquella que seduce a los más jóvenes, llevándolos a las ciudades, y alejándolos de los campos. Pero no todo está perdido, aún hay personas que tratan de mantener vivo el espíritu del campo. No es tarea fácil.

   Las historias de la señora Sofía, no se limitaban a detalles de su vida diaria, sino también a cuentos y leyendas que aún forman parte en las creencias y en la cultura del hombre del campo. Historias como la de los pishtacos. Misteriosos hombres de sombrero que salían sólo de noche para asesinar gente, con el único fin de obtener grasa humana para fabricar aceite, o para enterrar los cuerpos en las bases de los puentes en construcción, como una especie de pago a los espíritus. Aterrador.

   No tenía que ir tan lejos para encontrar la guarida de estos misteriosos seres. Christian, el novio de mi hermana, entre risas señalaba con el dedo hacia una huaca* cercana, que por toda esta zona abundan. "De allí salen los pishtacos", me dijo sonriendo.

   Mujeres con patas y piel de gallina, almas que aparecen para pedir perdón y muchas otras historias hicieron amena y muy entretenida la tarde junto a Sofía. Una rica tradición oral presente sólo en los mayores, que lamentablemente también se va perdiendo. Cuentos así bajo la luz de las velas, son mucho más estimulantes para las curiosas mentes de los jóvenes, que la decadente televisión actual, o el hipnótico Internet en el celular.
  
Reflexión final
     
   ¡Historias! no importa el lugar, no importa el destino, no importa si son turísticos o no. Siempre hay una historia interesante que contar, grandes personas que conocer, o sobrios paisajes que disfrutar. Esa era mi duda. ¿Estoy aquí para "cazar" destinos? ¿o para que ellos me cacen a mí? La segunda opción me parece más interesante.

   Y con respecto al canto, pues abajo he colgado el video, todo un tormento para tus oídos pero para mí fue el inicio de un aprendizaje que espero de sus frutos pronto. Si no fuera por ti. Si tú que lees esto, quizá nunca me hubiera atrevido. Gracias por acompañarme en esta aventura de viaje, y aprendizaje.

¡Un fuerte abrazo!

Un agradecimiento especial a Christian, Sofía y a toda su familia.

PD: Si hay una cosa que no puedes perderte de Upacá son sus ricos cuyes. Plato bandera de este poblado. Y es a mediados de octubre que se realiza un festival gastronómico llamado el HATUN CUY. Actividad que de a pocos se está convirtiendo en un referente en la provincia de Barranca. ¡Buen provecho!


* Huaca: Ruina arqueológica preinca de carácter religioso


---------------------


Si te gustan estas historias de viajes, reflexiones, curiosidades y demás, sígueme en mis redes para estar en contacto.


FACEBOOK: /guitarraviajeraperu
TWITTER: @guitarraviajera
INSTAGRAM: @guitarraviajera

Alerta: Daño auditivo :D



, ,   |   4 Comentarios   |  

Los blogs de viajes y el Todopoderoso Facebook


   A ver, levanta la mano si actualmente no usas ninguna red social en la Internet ¡vamos arriba! ¿no? ¿hola? Bueno, no estás solo. Hoy es muy raro encontrar a alguien que no pase parte de su vida pegado al Facebook, Twitter, Instagram o Snapchat, ¡espera un momento! Ahora que recuerdo, en mi círculo de "amistades analógicas", hay una persona que aún no ha caído bajo el hipnotizante poder de las redes sociales. Quizá deba hacerle una entrevista, ya que debe ser una especie en peligro de extinción, tal vez hasta usa un Nokia 1100 ¿quién sabe?

   Mi historia con las redes sociales se remonta al 2005 con el desaparecido MySpace, una de las primeras redes en tener éxito a nivel mundial. ¡Uf! me voy a poner muy nostálgico ahora, ¡tantos recuerdos! tantos que podría abrir otro blog sólo para contar las anécdotas y cosas locas que ocurrieron allí. Sería divertido.

   Añoro el ambiente de ingenuidad e inocencia que se respiraba entre sus usuarios en aquellos tiempos. Lo sé, quizá exagero. Pero era como si todos hubiesen estado asombrados con la oportunidad que tenían de mostrarse al mundo, sacando por ello lo mejor de sus vidas. Fue así que conocí a muchas personas extranjeras muy buena onda. Compartíamos esa curiosidad por descubrir otras culturas, aunque sea virtualmente.

   Pero nada dura para siempre, y con los años, el MySpace fue transformándose rápidamente en una ventana para la superficialidad y el engaño. Su falta de adaptabilidad y la fuerte competencia del Facebook, la hizo caer en decadencia velozmente. Hoy no queda nada de lo que fue, sólo un sitio web que más se parece al Bandcamp o Soundcloud (unas redes para músicos).

Como un "virus" que se extiende  

   Todo fue amor a primera vista cuando creé mi cuenta en el Facebook el 2008. En aquellos tiempos me pareció una red social muy novedosa, además se veía seria y formal. Esa combinación del azul y blanco era tranquilizadora. A diferencia del MySpace, que en esos años se había vuelto tan pacharaco (de mal gusto) con casi todos los perfiles de los usuarios cien por ciento "personalizados".

   Lastimosamente, no hizo falta que pasara mucho tiempo para ver al Facebook mutar también en una nueva y moderna versión del emético Hi5. Me refiero a ser una muestra de lo peor del ser humano. Situación que ha empeorado en la actualidad. Sólo basta ver el nivel de las publicaciones, las fotos, y los comentarios, en las diversas páginas y grupos de esta web.

   Como muchos, he "cerrado" mi cuenta muchas veces hastiado de tanta estupidez. Pero lo quiera o no, el Todopoderoso Facebook se ha vuelto una herramienta tan práctica para organizar eventos, ver noticias, compartir contenido o para quedar un fin de semana con los amigos, que si decidiera quedarme fuera de todo este universo feisbuqueano, me quedaría más aislado que monje ermitaño.




¡Oh avecilla color Pitufo! 

   La relación amor-odio hacia las redes sociales, dio un vuelco cuando en el 2013 decidí abrir un blog de viaje. Blog que con los años pasó de tener 8 visitas interdiarias, a más de 100 diariamente. Era claro que había gente leyéndome, situación que confirmé al recibir los primeros comentarios. Fue así que surgió la pregunta: ¿Cómo hago para llegar a más gente independientemente del SEO y todas esas cosas místicas del dios Google? 

   La respuesta llegó en forma de un avechucho azul, el Twitter. Esta red no era desconocida para mí. Mi cuenta en Twitter llevaba mucho tiempo creada, desde el 2009, pero tenía un problema, no sabía qué diablos hacer con ella, ni qué poner en sus escasos 140 caracteres. Todos hemos pasado por esta etapa, en la que no tenemos ningún seguidor, y nos sentimos más solos que el Llanero Solitario.

   La práctica y el tiempo, hacen al maestro. Hoy no seré un influenciador en Twitter, pero la cantidad de seguidores de Guitarra Viajera ha aumentado considerablemente y contando. El único detalle que hace poco encontré en esta red, es que a pesar de mi regular cantidad de seguidores, con los cuales interactuo a menudo, estos no suelen entrar a los enlaces que yo publico en los tuits. Es decir, el Twitter no es muy eficaz para generar tráfico orgánico hacia una web.

El "Caralibro" y los blog de viaje

   "Oye, pero para qué usas el Twitter para generar tráfico hacia tu blog si esta red no es muy eficiente para ello, usa el Facebook", fueron los consejos de otros blogueros de viaje mucho mejor informados que yo.

   Fue inevitable, debía de usar el odiado Facebook para llegar a más personas. Fue así que reactivé a regañadientes mi abandonada FanPage de Guitarra Viajera y me puse manos a la obra. Primer objetivo crear una comunidad, una tribu virtual de seguidores que les interesara el contenido de mi blog.

- Los primeros meses luego de la "reactivación"

   Meses en los que tenía 5 seguidores, siendo más ignorado que publicidad en YouTube. Sin embargo tengo que admitir mi torpeza de entonces. Sólo copiar y pegar los enlaces de mi blog en el Facebook, no fue, ni es, ni será una buena estrategia para llamar la atención de un potencial lector.

- Al octavo mes

   Por esos días yo no era tan aficionado a compartir fotos y videos en las redes. Si tomaba alguna foto o grababa un video de un viaje, era con la única intención de subirlas al blog y allí se quedaban. Pero todo cambió al ver el trabajo de Rafael Leick, bloguero brasilero en Viagem Primata. Conocí al gran Rafa en un blogtrip realizado en la ciudad de Huacho, el llamado #HuachoMilenario, organizado por la hiperactiva Lourdes de PlaceOk.

   Compartir cada situación interesante durante el viaje usando las redes sociales en tiempo real es algo que caracteriza a los blogtrips. Para ello es necesario contar con un celular con cierta capacidad para soportar todas las aplicaciones de estas redes. Es conocido ya, que la aplicación del Facebook es bastante pesada, y si además le agregas el Instagram o el Snapchat, la cosa se pone peor. 

   Para el #HuachoMilenario, yo fui con mi Alcatel One Touch Pixi... que les puedo decir... ese celular era ¡una reverenda ca...cacatúa! sólo podía usar el Twitter, porque no era compatible con nada más. Mientras, Rafa y los demás registraban y compartían con su comunidad en las diversas redes ¡un éxito lo de ellos! y un gran aprendizaje para mí, que incluyó la compra de un nuevo celular.



Qué funciona en Facebook si tienes un blog de viajes
  
   ¡Directo al grano! La gente en Facebook es muy visual, mayormente le interesan las fotos y los videos bonitos, amenos, graciosos y con algún dato práctico que les ayude en sus viajes. Otro dato importante luego de conocer a Rafa y a Lourdes, fue la frase: "La gente no sigue blogs sigue a los blogueros"  

   Es decir, que en este mundo blogueril, eres ignorado olímpicamente si no conectas con la gente. Con conectar me refiero a llevar una relación bastante fluida entre tus lectores y tú, pero ¡mostrando que eres humano! tienes que decir: ¡Aquí estoy mundo! ¡esto es lo que hago! ¡este es mi sensual rostro! ¡pum! ¡autofoto aquí! ¡autofoto allá! ¿Me explico?

   Hacer esto último es un poquitín complicado para alguien que tiene complejo de orco, pero de a pocos se va tomando confianza.

¿Eso es todo?

   ¡No! eso no es todo, por lo menos para mí no lo es. Tomar fotos, hacer videos y mostrarte al mundo no es suficiente. Si eres alguien a quien le gusta escribir, es mucho mejor si le agregas a esa impresionante foto, alguna historia que tenga relevancia, así tus publicaciones no serán sólo unos simples álbumes de fotos. Recordemos que en el Facebook no hay limitaciones con la cantidad de caracteres.

¿Y el tráfico?

   ¡Oh, olvidaba lo principal! ja ja ja. Con respecto al tráfico que genera Facebook, debo de decirte por experiencia propia, que es mucho más efectivo que el Twitter. Por alguna razón digna de un capítulo de los Expedientes X, el público si suele dar clic a los enlaces publicados en esta red. Aún así, según el Google Analytics, mis lectores siguen llegando en su mayoría a través de las búsquedas del Divino Google ¡amén!

Los peligros del Facebook

   Estaba pensando colocar unos enlaces hacia otras páginas con consejos prácticos para tener más seguidores, o consejos sobre qué publicar, o cómo usar la publicidad pagada (Facebook Ads), ya que últimamente el alcance orgánico de una publicación es bastante limitado, hoy tienes que PAGAR para tener un alcance decente. Pero pensándolo bien, esos consejos fácilmente se encuentran en la Internet. Además, lo que me motivó a escribir esta entrada fue la pregunta: ¿Qué es lo que somos? ¿blogueros o "feisbuqueanos"? 

   Con la excepción de los influenciadores y de los que sólo tienen una FanPage para compartir sus viajes, he visto a muchos blogueros -yo incluido- que por dedicarle mucho tiempo y esfuerzo al Facebook, han abandonado casi por completo los blogs, o estos han perdido calidad y están ahí sólo por cumplir.

   Manejar una red social toma tiempo. Toma trabajo captar lectores, subir las fotos, responder mensajes, comentarios, editar los videos, saber a qué hora publicar o programar las publicaciones del día. Ahora imagina manejar tres redes sociales o cuatro redes sociales a la vez ¡uf! ¡me muero!

   Bueno, tampoco es el fin del mundo, es posible hacerlo, pero ¿y el blog? ¿Publicamos frecuentemente en él? Si anhelamos ser blogueros de viaje profesionales, debemos de priorizar la energía. Las redes nos ayudan, el Facebook nos ayuda, pero no perdamos la cabeza con el hijo popular de Mark Zuckerberg, dejando abandonado a nuestro propio "hijo", el blog.

   Vamos, es hora de viajar, pero recuerda: Toma foto, haz video, comparte en tus redes, pero principalmente:
      
Escribe en tu blog, crea contenido :)
    
Gracias por llegar hasta acá. Un abrazo fuerte :)

------------------------
    
 Si te gustan estas historias de viajes, reflexiones, curiosidades y demás, sígueme en mis redes para estar en contacto.

FACEBOOK: /guitarraviajeraperu
TWITTER: @guitarraviajera
INSTAGRAM: @guitarraviajera

- SÍ, SE SIENTE RARO COLOCAR ESTO AL FINAL LUEGO DE ESTA ENTRADA :D -

, ,   |   Sin comentar   |  

Sentimientos encontrados en el Convento de Puerto Ocopa

El convento y la iglesia de Puerto Ocopa. Satipo - Perú

   Estimado lector, antes de que leas esta breve crónica, sacada de un viaje de prensa al que fui invitado por PromPerú, quiero que tomes todo lo escrito aquí con la mente abierta. Si llevas un tiempo siguiendo este blog, seguramente ya sabrás mi posición con respecto a muchos temas que quizás pueden llegar a ser sensibles. 
   Si es la primera vez en el blog, y algo te molesta, puedes hacer uso de tu opinión en los comentarios, no con la intención de debatir, sino para conocer tu opinión. Muchas gracias.

------------------

Jueves 16 de junio del 2016

- 10:30 am

    
Hemos llegado a un pueblo llamado Puerto Ocopa. De aquí tomaremos una lancha de regular tamaño para ir a nuestro destino de hoy, la Catarata de Meretari
Hemos viajado desde la ciudad de Satipo sin contratiempos. Todo el camino fuimos disfrutando de los hermosos paisajes. Esos que sólo la selva montañosa es capaz de ofrecer. Y al estar asfaltada, esta ruta es hoy muy fácil y cómoda de transitar.
    
- 10:32 am

Al bajar de la combi, me he percatado de la ausencia de mi sombrero, seguramente se me cayó en una de esas paradas fotográficas previas. Pagaré caro ese descuido, pues el sol está quemando como si de una plancha caliente sobre la piel se tratase. 
Al no haber visto, ni impreso el itinerario del viaje de prensa, estoy abierto al asombro. Mi lema estos días por la Selva Central es: "¡Akira (el nombre del hombre de PromPerú), adonde nos lleven yo seré feliz!".

- 10:33 am

He escuchado que antes de surcar las aguas del río Perené, haremos una visita a un convento. La idea no me entusiasma. No me llevo muy bien con los lugares relacionados a la religión cristiana en general. Por un momento se me ocurrió decirle a Akira cualquier excusa para no asistir, y así esperarlos dentro la combi, pero esta está tan caliente por la acción del sol, que he decidido abortar la "misión de escape".

- 10:36 am

Todos parecen esperar algo. Tenemos a la vista al convento, pero nadie se acerca. En ese preciso instante, un jefe asháninka, vestido con sus mejores ropajes y ataviado con pintura sobre el rostro y una especie de corona sobre la cabeza nos ha abordado: "¡Hola! Soy Reunel", acaba de decir. 
Parece que hubo una pequeña descoordinación y no sabían de nuestra llegada, pero todo se solucionó finalmente. 
* Nota mental: Esta tierra es tierra asháninka, sé respetuoso y pide permiso siempre.

- 10:39 am

Una monja de avanzada edad y vestida de blanco nos ha recibido en la puerta del convento. Ella dice muchas cosas, pero yo he cerrado los oídos. Sólo quiero entrar de una vez para tener algo de sombra y tomar algunas fotos que quizá nunca use en el blog.

Hay algo que resaltar aquí, la arquitectura rústica del convento en medio de la selva, le da un toque de encanto, y también un ambiente acogedor.

Dentro del convento

- 10:50 am

Este recorrido está tomando mucho tiempo. Estoy aburrido. De lo poco que he podido escuchar, sé que este lugar tiene su origen con la Orden de los Franciscanos, allá por 1918, cuando esta orden se estableció por estos selváticos parajes para evangelizar a los nativos ¿evangelizar? ¿hay algo de malo con las ancestrales creencias asháninkas? Primera controversia, mejor pienso en otra cosa.

En este convento también funciona un albergue para niños asháninkas en extrema pobreza. La llamada Misión Santa Teresita.

- 11:15 am

Hemos recorrido muchos ambientes de este convento-albergue, unos sirven de aula de clases, otros como comedor, otros como un pequeño taller. No están en las mejores condiciones, pero se hace lo que se puede y con el mejor de los empeños. 

Por un momento he observado detenidamente a la religiosa, hay bondad en sus ojos, y también ellos dejan notar algo de cansancio. Si realizaran estas buenas obras sin involucrar al dios cristiano en sus actos... sería genial.

- 11:30 am

Por estos alejados lugares, donde la mayor parte de la gente posee poco, es fácil encontrar hermosas historias donde la inherente y generosa naturaleza humana se hace presente. Como la de los militares que acabamos de encontrar allí. Los vimos construyendo laboriosamente y soportando el calor con valentía, lo que pronto se convertirá en una cómoda panadería. 

Todos allí están entusiasmados con poder ayudar y ver pronto acabada esta obra, que le permitirá al albergue tener sus propios ingresos monetarios, ya que actualmente se mantienen sólo con donaciones.

Con ese sol infernal allá afuera, yo no quiero salir

- 12:01 pm
   
Durante toda la visita, un misterioso personaje iba tras nosotros en silencio. Un señor de mediana edad, delgado, de abundante barba y de aspecto extranjero. Mientras bebíamos un refresco de carambola, cortesía de la religiosa, caí en cuenta, ¡era el cura del convento!
No sé si el nombre de cura o sacerdote sea el término adecuado para él. Creo que lo correcto sería llamarle fraile franciscano, pues pertenece a esa orden.

- 12:24 pm

Thomas es el nombre del franciscano, nos contó que estaba próximo a irse de vacaciones por su tierra natal, Polonia. Él es un hombre bastante carismático. Tiene el don de mantener a sus oyentes cautivados mientras habla un español masticado. 

Que bueno que Thomas nos esté guiando ahora, su forma de relatar las cosas que sucedieron en este apartado rincón del país hacen interesante este recorrido.

- 12:32 pm

Salimos del convento con dirección a la vieja iglesia que se encuentra al lado. Todas estas estructuras son agradables a la vista pero están algo deterioradas por el paso del tiempo. Ellas están hechas con ladrillos elaborados con materiales de la zona. Thomas nos hace tomar consciencia de lo difícil que fue transportar todo eso por el río, en una zona donde el estado brilla por su ausencia.
*Nota mental: Si actualmente el estado tiene olvidados muchos lugares del Perú, ya imagino la dura realidad a principios del siglo XX. ¡Valientes estos franciscanos eh!

Thomas y Reunel bajo la fotografía de un héroe de nuestros días, el Padre Castillo

12:40 pm

Tengo que admitir que mi visión sobre esta gente religiosa cambió con la historia del Padre Castillo, hombre que en febrero de este año partió de este mundo, legando a sus sucesores un ejemplo de fortaleza y determinación. 
Thomas, entre admiración y sonrisas, nos ha dado muchos detalles de la vida de este personaje.
El Padre Castillo fue un gran defensor de la vida, prueba de ello fue su constante lucha contra las enfermedades que afectaban muy a menudo a los nativos. Su insistencia para la construcción de un hospital fue retrasada por el surgimiento del terrorismo en la década de los ochenta. Al cual enfrentó con firmeza y sin temor.

1:04 pm

Estamos afuera del convento escuchando las historias de Thomas, estas son tan interesantes que el inclemente sol ya pasó a ser una molestia menor.
Nos acaba de contar una historia que podría catalogarse como una peligrosa anécdota:

"Saben, en aquellos tiempos difíciles, cuando toda esta zona era asediada por los terroristas. Era costumbre ver izada la bandera terrorista en el campo contiguo al convento, como una muestra de su total dominio. No había persona que se atreviese a enfrentarles, pues el castigo era la muerte.
Pero el Padre Castillo, valiente y más peruano que cualquiera de nosotros, iba y bajaba esa bandera para en su lugar, izar la hermosa bandera del Perú.
Los terroristas al llegar, enfurecidos y con sed de sangre, llegaban a enterarse que el responsable de tal atrevimiento era un cura. 
Alertado de la inevitable muerte, el Padre Castillo respondía tranquilo: Ellos buscan a un cura ¡pero yo no soy un cura! ¡soy un fraile franciscano! Saliendo bien librado de estas situaciones muchas veces."

1:30 pm

Luego de esa historia he logrado sensibilizarme. Sé que jamás tendré la oportunidad de conocer al Padre Castillo en persona, pero es a través de sus valientes acciones que han dejado huella en toda esta comunidad, que puedo ser alcanzado por ese lado tan humano que independientemente de las creencias, es capaz de hacer de este mundo un lugar donde valga la pena vivir. ¡Grande Padre Castillo!

Para tener en cuenta
    
   Este convento que tiene la loable misión de ayudar a numerosos niños asháninkas necesita de nuestro apoyo. Nos contaron que a veces reciben la ayuda de personas particulares y de algunas organizaciones, pero no es suficiente. Por tal motivo, si luego de leer esta crónica tienes pensado viajar para Satipo y te interesa ayudar, sería genial que les pudieras dar una mano. Llegar al convento es fácil. Desde la ciudad de Satipo a Puerto Ocopa son apenas una hora y media por camino asfaltado.

Gracias por llegar hasta acá. :) 


--------------------------


 Si te gustan estas historias de viajes, reflexiones, curiosidades y demás, sígueme en mis redes para estar en contacto.

FACEBOOK: /guitarraviajeraperu
TWITTER: @guitarraviajera
INSTAGRAM: @guitarraviajera




, ,   |   2 Comentarios   |  

Satipo: Selva, sol y felicidad

Plaza principal de Satipo
Mapa e información útil al final

   Y así empieza todo. Planificas tu viaje, tomas tus maletas, partes, conoces uno o varios destinos, te diviertes y luego regresas a la rutina diaria, pero ¿qué es lo que hace a una región o ciudad tan especial? tanto, que es capaz de hacernos desear volverla visitar una y otra vez, o hasta anhelar mudarse por un tiempo ¿qué será? ¿será quizá por su paisaje? ¿será por su tranquilidad? ¿tal vez por su gente? ¿o su comida? 

   No lo sé. Es quizá una combinación de todos esos aspectos, por ejemplo. Puedes viajar a un lugar donde el ambiente, natural o no, sea poco atractivo, pero quizá sea un lugar en el que habita gente bastante cálida y amigable, o quizá sea al revés, un hermoso lugar pero con gente algo huraña y fría. Todo es cuestión de balance, y de la forma única en la que percibimos  el mundo.

   Como mi experiencia en la selvática Satipo, una provincia ubicada en el departamento de Junín. Visité esta provincia por primera vez allá por el 2010. Y en aquel viaje confluyeron muchas situaciones afortunadas que convirtieron a la Selva Central y en especial a Satipo, en un destino de ensueño para mí. En gran parte porque fue un viaje improvisado, sin planes de por medio, y también porque estuve en la buena compañía de mi novia de entonces. Así que fue como una especie de "Luna de Miel" en la selva. Lugar mágico en el cual cualquier mortal puede caer rendido ante tanta exuberancia y pureza. 

¿Coincidencias notables?
  
   Creo que existe una especie de comunicación a nivel inconsciente y de carácter telepático entre la gente que trabaja en PromPerú y yo. Por si no sabes qué es PromPerú, este es un organismo que pertenece al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo del Perú. Hoy sé que al año, organizan una regular cantidad de viajes de prensa por el Perú, con la finalidad de promocionar algún destino en especial, y frecuentemente los periodistas son los principales protagonistas.

   Meses atrás tuve la fortuna de ser invitado por primera vez a uno de estos viajes, y el destino fue el departamento de Ica. Lo curioso aquella vez fue que días previos había estado deseando viajar a Ica para conocer a los Ballumbrosio (ve la historia aquí). Y bueno, quedé sorprendido por la coincidencia. El viaje se dio, conocí a los Ballumbrosio y yo feliz.

   Esta vez pasó casi lo mismo. Estuve deseando regresar a Satipo muchos días antes, en parte porque guardo abundantes y gratos recuerdos allí, y también porque dejé a un buen amigo satipeño a quien había prometido pasar a visitar. Y bueno, otra vez PromPerú me invitó y ¡uf! ¡si eso no es telepatía no sé qué será!


Aeropuerto de Jauja
Primera vez que volaba en avión, hacerlo en parapente no vale. Nervios

Viaje a Satipo - Primera Parte, más abajo la segunda :D
     
El retorno a la exótica Satipo
  
   Luego de salir del asombro inicial por ser considerado tan amablemente para el viaje de prensa a Satipo, sólo un pequeño detalle hizo que mi sangre se helara al instante. El viaje se realizaría por partes, y en una de ellas iríamos en avión "¡¿en avión?! ¡pero yo jamás he volado!" Los nervios se apoderaron de mí. Aquello añadió un poco más de emoción a mi ya excitado corazón. "¡vamos pues! ¡qué puede pasar!"

   Podría escribir toda una entrada sobre mi breve experiencia volando en un avión, pero esta entrada trata sobre Satipo. Así que solamente mencionaré lo bien que logré disimular el nerviosismo frente a mis ocasionales compañeros de viaje, aunque no fue tan aterrador como me lo imaginé después de todo. Un poco movido, eso sí. Quizá porque era un pequeño avión a hélice.

   El primer destino desde Lima en el avioncito, fue Jauja, una ciudad enclavada en las montañas del departamento de Junín. De allí sólo bastó tomar una combi, que rápidamente y sin demora nos trasladó por el zigzagueante camino que se internaba entre los dorados campos de ichu. El frío se hizo notar, pero la expectativa por el caluroso destino que nos aguardaba, nos mantuvo a todos muy tibios y contentos.

   Los atardeceres en la transparente puna siempre tienen un toque onírico. Sus formas, sus colores, todos ellos inspiran al aventurero a ver la vida con nuevos ojos, aunque sea por un minutos. Es el poder místico que poseen las montañas.


En las alturas de Junín
En las planicies de la puna

   De Jauja y con la notoria compañía de una luna creciente, llegamos a Tarma, la llamada Ciudad de la Flores. Desde este punto empieza una de las rutas más hermosas que he visto hasta el momento en el Perú. Donde las enormes montañas andinas se van tapizando de grandes árboles, que poco a poco van reclamando cada centímetro de espacio sobre las rocas. Lástima que la noche cayó justo cuando nuestra combi recorría bajo estas escarpadas y arboladas montañas, que de vez en vez, nos sorprendía con cascadas que parecían caer del cielo.

   La primera ciudad de la Selva Central que nos recibió fue San Ramón. Esta nos dio su bienvenida con un doloroso pinchazo en el deltoides. No lo sabía, pero ahora es obligatorio vacunarse contra la fiebre amarilla al llegar aquí (más detalles al final).

   El momento nostálgico llegó cuando pasamos raudamente por la encantadora ciudad de La Merced y metros más allá, el puente Kimiri ¡oh muchos recuerdos! ¡por poco y echo a llorar! pero tuve que guardar la calma, pues faltaba mucho camino por recorrer.

   Después de casi tres horas de viaje desde San Ramón, llegamos a Satipo. Al bajar, un sentimiento extraño se apoderó de mí. Sentía a Satipo tan familiar, como si hubiera estado paseando por sus calles tan sólo el día anterior. 

   Para el forastero, una de las cosas que más impacta en Satipo, es el feroz calor que te golpea en la cara, pero no es un bochorno insoportable como la de los veranos en la ciudad de Lima, no. Este es un calor estimulante, un calor que te empuja a despertar, a caminar y a explorar las verdes y nubosas cercanías que son visibles desde cualquier rincón de la ciudad. 

   Otro sentido que queda cautivado cuando llegas a la Selva Central es el del olfato. Y así como la montaña tiene esa característica fragancia a tierra seca, en la selva de Satipo, el olor a madera, hierba y tierra mojada son demasiado agradables para un citadino acostumbrado a oler los gases de escape de los autos. Los olores tienen la capacidad de llevarte a tiempos pasados en una milésima de segundo.

Plaza principal de Satipo
En la plaza de Satipo ¿y tú qué planes? ¿vamos a la selva pues?

 Tierra Asháninka

   Al ser un viaje de prensa, contábamos con pocos días para conocer Satipo. No es el tipo de viaje al que esté acostumbrado, pero lo positivo fue que todo estuvo muy bien organizado, y todos los servicios que tomamos fueron de primera. Además tuvimos mucha información detallada sobre esta provincia a cargo de ¡Walter Díaz! mi amigo al que mencioné al inicio de esta entrada. No me sorprendió encontrarlo, sé que él es uno de los principales profesionales dedicados al turismo en Satipo, cuyo amor por su tierra lo tiene luchando contra el olvido y desinterés de las autoridades, que parecen no darse cuenta del gran potencial turístico de esta región.

   Uno de los aspectos del que quizá no fui tan consciente en mi primera visita a Satipo, fue la de su composición étnica, compuesta mayoritariamente por Asháninkas, grupo humano originario de la Amazonía. 

   Yo pensaba que aquellas "tribus" eran sólo parte de una historia pasada. Pero los Asháninkas siguen muy presentes hoy. Quizá hayan perdido gran parte de sus costumbres ancestrales, pero todavía conservan algunas creencias, conocimientos y formas de vida que los diferencian claramente de los llamados colonos, es decir, de la gente foránea venida desde diversos lugares del Perú.

   Persisten aún muchas comunidades nativas en Satipo. Estas normalmente se organizan en torno a un jefe tribal, al que por respeto, siempre debemos de pedir permiso antes de ingresar a cualquier catarata o lugar de interés dentro del extenso territorio Asháninka. Acción que hicimos esta vez, teniendo inclusive, la compañía del mismo jefe. 


Nativo Asháninka
Abel, jefe nativo de la comunidad asháninka de Teoría

Cataratas por doquier 

   "Ni en un mes entero lograrías conocer siquiera el diez por ciento de todas las caídas de agua que existen en la provincia de Satipo, ¡hay cataratas espectaculares!" me dijo con entusiasmo el señor que atendía en la recepción del hotel en donde estábamos alojados, mientras nos enseñaba una revista llena de fotografías aéreas de las cataratas más increíbles que yo podía imaginar. Le creí. 

   Ya en el 2010, pude comprobar esta abundancia de cataratas, hay tantas, que para alguien poco curioso le puede llegar a hastiar. 

   En este viaje de prensa, sólo pudimos visitar dos cataratas, la de Arco Iris y la de Meretari. La primera muy cercana a la carretera que va a Puerto Ocopa y es de fácil acceso. Toma ese nombre por el arco iris que se puede llegar a formar cuando los rayos del sol atraviesan el velo de agua. Normalmente este acontecimiento sucede a mediodía. Nosotros llegamos demasiado tarde, pero el encanto del lugar es independiente a la formación de este fenómeno natural.

- Meretari y las mariposas azules: Recuerdo con cariño la conocida catarata de Meretari y su divertido tobogán natural, uno de los parajes más idílicos en los que había estado años atrás. En este rincón privilegiado, el olor a selva es fuerte, y el calor sofocante, muy vibrante. Donde el paisaje lleno de vida estimula cada sentido del cuerpo. 

   Fue en esa caminata a Meretari, luego de navegar por el río Perené, cuando hicieron su aparición las grandiosas mariposas azules, eran tan grandes, que más que aletear, ellas planeaban sobre el aire cálido del bosque. Era una visión irreal, por los fuertes destellos de luz que brotaban de sus alas color azul iridiscente.


Camino a la catarata de Meretari
Floración rosada que contrasta con el uniforme verde en el camino a Meretari 

   Pero todo cambia, pasaron seis años ya, y aunque guardaba la esperanza de ver este ambiente cercano a Meretari tal como lo recordaba, el paso del tiempo modificó algunas cosas que me dejaron sorprendido. Lo bueno es que aún conserva la pureza y el equilibrio que la generosa naturaleza es capaz de ofrecernos siempre. Todo está muy lleno de vida, y siempre en compañía de mis amigas, las mariposas azules, revoloteando entre los rayos del sol.

   El impacto fue al llegar a los famosos toboganes naturales, en donde la acción de las lluvias, han ocasionado el desprendimiento de grandes rocas que vinieron a parar hasta el tobogán, dejando para el recuerdo a la hermosa poza que había a los pies de la catarata. El tobogán aún está ahí, pero ya no hay lugar para zambullirse.

   Felizmente en este viaje, iba con nosotros un jefe Asháninka, al que pedimos permiso antes de internarnos en la selva, y él como todo un conocedor de la zona, nos informó sobre una catarata unos metros más arriba, la cual tenía una poza lo suficientemente grande como para nadar y ser niños otra vez.


Hormigas cortahojas en Meretari
Hormigas cortadoras de hojas en plena labor

   No hizo falta caminar mucho, el estruendoso sonido del agua nos avisó de repente que habíamos llegado a destino. Una cascada de unos 7 metros de alto que formaba una extensa piscina natural, que animaba hasta al más tímido a chapotear cual patito de la laguna. Reunel, el jefe Asháninka, fue el primero en entrar, se sumergió, nadó, se colocó bajo la cascada ¡fue feliz!

   Las aguas de esta cascada son frías pero combinaron perfectamente con el caluroso lugar, y una vez que te dejas llevar, no te quieres ir. Sentir la fuerte caída de agua sobre la espalda es la mejor terapia para liberar el estrés. 

   El tiempo corre cuando uno lo pasa bien, tan sólo nos parecieron unos minutos en el agua pero estos habían sido casi una hora. Ya debíamos partir, pues la tarde transcurría rápida y nos esperaba un largo viaje de regreso desde Puerto Ocopa.

   Pero las pozas que se forman bajo las cataratas no son los únicos lugares donde uno puede ir a nadar, también en esta zona bañada por el río Perené, hay tranquilas playas de fina arena que invitan a reposar y a darse un chapuzón, aunque siempre con mucho cuidado porque las corrientes en el río son de respeto. 
   Walter me decía que los lugareños no tienen nada que envidiar a las playas del Caribe, "mira, este es el paraíso" afirmó. ¡Con toda razón amigo mío!


Catarata de Meretari
Reunel, jefe asháninka disfrutando de la catarata

   Y entonces ¿qué causa que un lugar te cautive? En el caso de Satipo yo respondería: ¡TODO! Tranquilidad, naturaleza, buena comida, gente amable y buen clima, todas las mejores cosas de la vida reunidas en un sólo lugar.

   Es verdad que la compañía en un viaje importa mucho, pues llegas a compartir esos momentos que llegan a quitarte el aliento por el sobrecogimiento. Y como dicen "una pena entre dos en menos atroz", en este caso sería: "La felicidad entre dos es menos arroz" ¿menos arroz? ¡sí! es que cuando uno es feliz, el hambre hace de las suyas.

   ¿Te animas a que Satipo deje su huella en ti? Felicidad garantizada.

Playa de Meretari
Playa de arena blanca. Cerca a Meretari

Segunda parte
      
Datos prácticos
   
- ¿Cómo llegar a Satipo desde Lima?
La empresa MovilTours tiene viajes directos desde Lima a un precio bastante cómodo. El viaje dura aproximadamente unas 10 horas. 
Otra opción para no hacer tu viaje tan pesado, es ir en avión hasta Jauja (LCPeru es una buena opción), y de allí por tierra a Satipo. Me dijeron que antes había vuelos directos hasta el distrito de Mazamari, pero los cancelaron.

- ¿Necesito vacunas?
No son necesarias, pero por precaución, el Ministerio de Salud está vacunando gratis contra la fiebre amarilla a todas las personas que llegan a San Ramón, la puerta de entrada a la Selva Central. Sólo necesitas tu documento de identidad.

- ¿Qué puedo visitar en Satipo?
Hay tanto por ver, pero por mi experiencia reciente te puedo recomendar visitar la Catarata Arco Iris y la Catarata de Meretari. Para la primera no es necesario contratar un servicio turístico, ya que es de fácil acceso. Pero para Meretari si requieres de alguien que conozca la ruta.

Satipo también es tierra de buen café, naranjas y exquisitas piñas. Recuerda probarlas, así además contribuyes al desarrollo de estas actividades en la provincia.

En el distrito de Mazamari, existe un mirador al que llaman Piedra Dorada, un lugar interesante donde puedes apreciar todo el valle. Otra opción allí, es la visita a la Comunidad Nativa de Teoría, donde los amables Ashánikas han adecuado una zona para acampar, o si lo prefieres, puedes dormir en un pequeño hospedaje que ellos mismos han construido.

- Información adicional
Si quieres más detalles sobre otros lugares de interés en Satipo, lo mejor es contactarte directamente con mi amigo Walter Diaz. No he conocido a otra persona tan dedicada a promocionar su tierra que él. Un hombre muy profesional en lo que hace.
Lo puedes contactar aquí --> Rupícola Perú

Un agradecimiento a PromPerú y a Tambo Tours

Y recuerda que si quieres planificar tus viajes por el Perú visita:



------------------- 


 Si te gustan estas historias de viajes, reflexiones, curiosidades y demás, sígueme en mis redes para estar en contacto.

FACEBOOK: /guitarraviajeraperu
TWITTER: @guitarraviajera
INSTAGRAM: @guitarraviajera



Mapa de Satipo y alrededores