Realmente Guitarra Viajera


Hola estimado(a) lector(a). 

   ¿Cómo te va? ¿cómo andan esos viajes? Sabes, hoy desperté con deseos de comunicar algunas cosillas para no perder la costumbre, y si bien podría haberlo hecho a través de las redes sociales de Guitarra Viajera, sentí que por este medio existe una mejor conexión entre tú y yo, a diferencia de los fríos dominios de Mark Zuckerberg.

   Estimado(a) lector(a), quiero empezar este mensaje haciéndote una pregunta (si deseas me puedes responder en los comentarios): Dime, ¿cuántos de los pequeños y grandes objetivos en tu vida has logrado realizar hasta este preciso momento?

   Si tu respuesta es: VARIOS, MUCHOS o CASI TODOS, pues déjame que te estreche con firmeza la mano a la distancia, amigo(a) tienes toda mi admiración, continua así, y ¡nunca te detengas por favor!

   Pero, si tu respuesta no es tan alentadora, y has dejado que el tiempo acumule polvo y telas de araña sobre tus sueños más locos, pues déjame decirte que no estás solo, somos muchos pasando por esta situación, me incluyo.

   "Mal de muchos consuelo de tontos", dice el refrán, y sí, somos muchos que por diversos motivos hemos dejado que nuestra vida vaya perdiendo el color de a pocos, tanto que después de un tiempo vemos que ésta ahora es gris... ¡caramba! ¡pero si la vida era tan colorida antes! ¿qué fue lo que pasó?

   ¡Ánimo! no hay que desesperar, ¡respiremos!, porque la buena noticia es que aún en esta etapa ligeramente sombría, tenemos la capacidad de volver a colorear nuestra vida, con un cielo de un azul aún más intenso, con árboles de un verde vida más encendido, y con flores de los más hermosos colores.

   Y para hacerlo, primero nos hará falta, metafóricamente hablando, comprar unas buenas pinturas, unos buenos pinceles, una buena idea en la mente, y luego plasmar en un inmenso lienzo nuestra pintura que iremos perfeccionando día tras día. 

   Antes de empezar a pintar, una cosa importante: ¡debemos dejar las cosas negativas del pasado atrás!, y es que nuestro pasado puede tirar de nosotros, nos puede tirar para abajo y con fuerza, y si no nos liberamos de él, nuestros metas locas seguirán acumulando polvo.

   Será un proceso que nos costará mucha práctica, sacrificio, sudor y lágrimas, pero si somos disciplinados y constantes, crearemos una colorida obra maestra de la que nos sentiremos muy orgullosos. Un orgullo que acompañaremos con UNA GRAN SONRISA dibujada en nuestros renovados rostros.

   ¡Vamos estimado(a) lector(a), hay mucho por hacer!, el camino parece estar cubierto por una espesa niebla, y no importa, es hora de dar el primer paso, ¿nos acompañamos en esta divertida nueva ruta? Ya pasó enero, es hora de empezar a crear.

   Por mi parte, estaré compartiendo mis novedades sobre mis planes viajero-musicales (¡al fin!) por mis redes, y lo más relevante lo estaré publicando por aquí. Tendré novedades pronto... sé que te serán de ayuda.

Estas son mis redes por cierto. 😉


Un fuerte abrazo y gracias por estar ahí. Te leo si deseas comentar algo sobre el tema. 😘

Marco Antonio.



Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario