La vida es un viaje

   
   ¡Viajar!, ¡que divertido es viajar!, fotos sonriendo por aquí, por allá y por acullá, conocer nuevos amigos y pseudo-amigos y pasarlo fenomenal.

   Hoy parece estar tan de moda ser viajero o mochilero que a veces me dan ganas de dar la contra y quedarme tranquilo en mi casa vegetando como un buen citadino sedentario, pero ¡ya no soy capaz de hacerlo!

   Espera, y ¿qué significa viajar? Bueno, según el diccionario viajar es: Trasladarse de un lugar a otro, generalmente distante, por cualquier medio de locomoción". De acuerdo, ese es el significado formal, pero no nos dice nada acerca de la motivación que nos empuja a hacer tal cosa.

   Motivaciones para viajar hay muchas, yo tengo las mías, mis amigos tienen las suyas, y tú estimado lector tienes las tuyas. Quizá sean diferentes, pero cada una es tan válida como enriquecedora, he aquí algunas:

- Si quieres viajar sólo para juerguear, ¡me alegro por ti!
- Si quieres viajar sólo para turistear, ¡felicidades!, 
- Si quieres viajar sólo para huir por unos días de tu asfixiante trabajo, ¡enhorabuena!
- Si quieres viajar para tratar de aprender con lo que te enseña la ruta, ¡adelante mi hermano!
- Si eres un(a) "hippie" nómada anti-sistema, ¡que buena onda!

  Y si no eres de viajar mucho, no te preocupes, al final todos estamos "viajando" por el Cosmos en nuestra única nave espacial de color azul que tenemos, el planeta Tierra. Sólo te pido que no te marees porque estamos que damos vueltas y vueltas sin cesar como unos locos.

La Vida es un viaje
La Tierra es una mochilera tenaz en un inmenso universo

   Sabes que, hoy no tengo ganas de escribir sobre viajes turísticos, ni de fiestas en el Caribe (ya quisiera), ni de hippies mochileros, sino de otros tipo de "viajes"... ¡espera! ¡no!, ¡no ese tipo de viajes que estás imaginando pillo(a) marihuanero(a)! Me refiero a los viajes de auto-descubrimiento. Esos viajes que en algún momento de nuestra vida realizamos espontáneamente.

   Para mí, la búsqueda de razones para seguir viviendo con algún tipo de sentido está unida a los viajes. Sé que no es la única forma de encontrar la magia y el asombro por la vida, sentimiento que últimamente hemos perdido por la rutina laboral en un sistema que nos quiere ignorantes de la realidad, pero viajar sirve de mucho para retomar consciencia de lo asombroso y único que es estar vivo en este incomprensible Universo.

- ¿Cómo puede un viaje ayudarnos a auto-descubrirnos? 
   
  Bueno no soy un gurú, y te aconsejo que no busques a uno, ¡averígualo por ti mismo! Sin embargo, he encontrado algunos beneficios obvios que un viaje puede ofrecernos, y me gustaría compartirlos.

   Por ejemplo. Uno de los principales problemas que yo he encontrado en mis momentos de flaqueza, es el aislamiento que imperceptiblemente nos lleva nuestra vida citadina, y no me refiero a que yo sea un ermitaño de ciudad, sino al pequeño y artificial mundo al que hemos sido "obligados" a vivir, mientras el mundo es inmensamente grande y misterioso.

   Seré más claro contándote una situación por la que muchas veces pasé. Sabes, yo hace unos meses atrás vivía en la gran ciudad de Lima. Una metrópolis llena de gente y oportunidades laborales para alguien como yo, venido de un pueblo de tan sólo unos cuantos miles de habitantes.

   Habitar una gran ciudad tiene muchas ventajas, ya que esta posee buenos servicios, buenos centros de conocimiento y de cultura, además de incontables lugares de ocio y esparcimiento. Con tantas cosas por hacer es fácil dejarse seducir por el lado amable de las ciudades, sin embargo, hay un lado oscuro que a algunas personas suele afectar.

   Con los años me di cuenta que las grandes ciudades son ambiente bastante salvajes, casi tan desafiantes que una selva virgen o un desolado desierto, y en las que para sobrevivir no hace falta habilidad para la caza o el cultivo, sino buena disposición para canjear tiempo de vida por unos papelitos indispensables para tener algo de dignidad en este entorno humano.

- ¿Y por qué encontrar otro modo de vivir?

  Porque en algún momento de nuestra vida llegamos a ser conscientes de este "juego", del que no podemos salir, y que el sistema establecido nos obliga a jugar. Este jueguito nos mantiene a todos mirando hacia un sólo lugar. Somos como caballos con tapa ojos, únicamente enfocados hacia donde se supone debemos ir, perdiéndonos todo lo demás, y alejándonos de nuestra verdadera esencia por descubrir.


Son buenos inventos pero usados para el mal son muy peligrosos

   Y cómo no estar hastiado del juego si vemos a diario injusticia y dramas en las calles de estas ciudades, mientras cada día nos hacemos más indiferentes al sufrimiento de otros. Cómo podemos creer que este sistema es sano si por donde se le mire hay decadencia y corrupción. 

   Empezando por el gobierno y terminando con el ciudadano de a pie. A veces parecemos sirvientes de esos papelitos que llamamos dinero. En el mundo actual, el dinero es una especie de dios. Él vale más que cualquier otra cosa en este planeta, ¡al diablo la moral e ideales!, ¡al diablo las cuencas de los ríos si allí hay metales!, ¡al diablo la selva si allí hay oro!, ¡al diablo la gente sin poder económico!

   Quizá me refutes y digas: "Oh, y tú bien que disfrutas de los beneficios allí sentado frente a tu laptop, ¿cómo crees que se hizo tu computadora? ¿con flores?". Tienes mucha razón. Todo estamos metidos hasta el cuello en este mundo artificial, pero mi enfoque va hacia nuestra conciencia. Pienso que sumando individualmente mentes que sean conscientes de lo que realmente tiene VALOR en este mundo podremos hacer un cambio. 

   Y sí, tengo una computadora que necesitó gente y recursos para ser creada, pero es parte del desarrollo humano, muy diferente es volverse un desquiciado por el último iPhone de moda.

   Nuestro mundo y nuestra sociedad de hoy está en crisis, sin embargo qué nos ocurre después, prendemos la TV y los niños, los jóvenes y nosotros mismos estamos ahí ciegos a la realidad, admirando a unos héroes de barro, o somos bombardeados de superficialidad perpetuando creencias y formas de pensar que las tomamos sin ningún tipo de cuestionamiento.

   Todos hemos sucumbido ante estas armas, no sólo es la TV, también está la Internet y los celulares "inteligentes", que son otra forma de encerrarnos en nuestro mundo imaginario, ¿cómo podemos realizar un cambio y ser conscientes de la extremadamente enigmática que es la vida si al rato estamos perdiendo el tiempo viendo memes graciosos en Facebook?


¡Exacto!

   El Internet, y las redes sociales o la televisión son buenos inventos si son usados para construir. La diversión nunca está de más, ni tampoco las noticias diarias para saber lo que ocurre en nuestro mundo. Pero mostrar lo más bajo del ser humano como si fuese un espectáculo genera miedo y desconfianza, o alimenta el odio entre personas y países.

   Por eso es tan bueno viajar para mí, es revelador desconectarse un rato, mejor si es en un lugar poco habitado. Yo he sentido que las personas de pueblos pequeños, pueden tener carencias materiales, pero poseen una gran riqueza interior, y una calidad humana que se ha perdido en las metrópolis. Es como si tuvieran una relación más cercana con la realidad, con la naturaleza. ¿Es cosa mía o también lo has sentido?

   Un consejo: acampa. Sal alguna vez a algún lugar deshabitado y ve las estrellas en la noche. Para mí las estrellas en un cielo despejado son la mejor fuente de inspiración. Ellas siempre logran sacar a flote las emociones más intensas hasta del más duro citadino.

   Amigo lector, si te nace viajar, ¡viaja! ¡descubre! ¡quédate sin aliento subiendo una montaña! ¡habla con un extraño! ¡sonríe! ¡lee! ¡sorpréndete de estar vivo! ya que no habrá una segunda vida, ¡busquemos alternativas, no tenemos que vivir del mismo modo! 

   ¡Oh! y conoce a aquellos "extraños" que te enseñaron que eran malos y diferentes en la escuela, te darás cuenta que al final ellos son gente de buen corazón como tú ¡un saludo hermanos ecuatorianos! ¡eso fue por ustedes! 
  
   ¡Vamos! Si creemos que este corto viaje que llamamos vida es sólo:

Nacer, crecer, estudiar, trabajar duro, reproducirse, seguir trabajando, jubilarse, sobrevivir y morir

¡Nos falta imaginación! 😉

Un saludo.


PD: Si deseas comentar, con confianza, dale, es mejor aquí que en el "Facebook".



Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete aquí