Poniendo el viaje en espera

   
   Hola estimado lector, ¡lo sé!, he tenido abandonado este blog, pero bueno, razones he tenido, razones que además de afectar este blog, han afectado también al viaje que tenía pensado realizar en febrero del 2015.

   Seré muy sincero contigo, te contaré lo que me ocurre en este preciso instante. Verás, el motivo principal de mi futuro viaje es simplemente explorar mi país, pero hacerlo no del modo "turístico", sino del modo "mochilero", en el que el viaje transcurre a menor velocidad, no para llenar una lista de lugares visitados, sino para conocerlo... entenderlo.

   Me gusta viajar, me gusta la idea de irme por el Perú o por Sudamérica tirando dedo, durmiendo en una carpa y creando vínculos con la gente extraña, pero son planes que no gustan a todos, hay persona que alientan e inspiran a realizar mi plan, y otras que me ven como un loco, como mi familia, que fue la mayor y más fuerte opositora a la idea viajera. Mi padre inclusive alertaba a mi nerviosa madre diciéndole que el día que yo partiera para esa "locura", ella se quedaría con un hijo menos, pues ya me daba por muerto, ¡que exageración!

   Riesgos hay, yo lo sé, pero también los hay en la ciudad donde vivo, Lima. Yo me atrevería a decir que inclusive es más inseguro andar por Lima que andar por la ruta. Estoy convencido que mientras más gente haya viviendo en un mismo lugar, más loca y desconsiderada es, a diferencia de la gente de pueblos pequeños, que en su mayoría son sanas mentalmente, por lo menos esa fue mi impresión en mi anterior viaje largo el 2010.

   Pero su preocupación no sólo era por la seguridad sino también por mi futuro, ellos me preguntan: "¿y qué harás al volver?", "mejor aprovecha tu tiempo ¡trabaja! ¡ahorra! ¡consigue tu casa, cásate, ten familia!...", etc, etc. Como dije en una entrada anterior, yo entiendo todo eso, y mi idea no es andar como gitano de por vida, el dinero es necesario, es inevitable, pero aún con todos sus argumentos yo no voy a dar mi brazo a torcer, voy a mochilear si o si, pues el tiempo pasa, y ¡me hago viejo!


Poniendo el viaje en espera
El dinero actual es papel sin respaldo, como el del Monopoly

   Sabes, pero hace poco surgieron algunos cambios, mi padre se jubiló y yo sé que la pensión que a partir de ahora le darán no se compara a lo que ganaba en el trabajo, pero bastará para que él y mi madre viva bien. Mi padre es un hombre inteligente, su situación no es nada alarmante económicamente hablando. Sin embargo, es un cambio, y mis padres ya no son tan jóvenes, sé que les afectará un cambio, y es mejor estar pendiente de ellos mientras se adaptan.

   Este hecho hizo que pensara en mí también, y en cómo llegaría yo a esa edad, cosa que me asustó. pues mi padre desde que yo tuve uso de razón lo vi trabajando de sol a sol en la fábrica para que nunca nos falte nada... y yo, bueno... no soy un ejemplo de sacrificado trabajador dependiente, y es que asusta no ver aún qué hacer para no seguir el mismo sendero de mi padre con respecto al trabajo, es decir "matarse" toda la mejor época de la vida sacrificando tu tiempo y tu familia para luego recibir una pensión, que en otros casos que conozco, son una burla... ¡para morirse de hambre!

   Por eso ahora he decidido hacer una pausa, ordenar ideas, no gastar mi dinero y generar una fuente de ingresos no dependiente, algo que yo pueda controlar y que me permita viajar, sé que la música me puede ayudar, pero quisiera algo un poquito más ambicioso.

   Sólo he puesto en espera el viaje, sólo un ratito, ya que estoy ordenando y clasificando mis planes a tomar fuerzas y seguir, ¡ahí vamos!

Vibras. 😉

Compartir:

4 comentarios:

  1. uuuyyy nooooo, es mi historia... estoy en la misma situación que vos..soy Argentina. El año pasado, no me animé a realizar el viaje al NOA (noroeste Argentino, en febrero es mágico)..pero siento que me va a doler más volverme..no se, como que me gaste todos los ahorros, y vuelta al nido, a seguir una aburrida vida, con un trabajo de mierda que me está atrofiando el cerebro...tengo tiempo para pensarlo..pero espero que la desición que tome sea la mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te entiendo, lo mejor que se puede hacer es pensar con la cabeza fría, no ser TAN impulsivo. En mi caso, entre tener una vida "normal" y vivir viajando, pues ya lo tengo decidido... ¡¡¡tengo que salir a la ruta ya!!! el asunto ahora es saber en qué momento y cómo mantenerse viajando, aunque tampoco debo filosofar tanto, es sólo decidirse y ¡pa'lante! :D
      Por eso viajera, lo mejor es tener eso claro, si tú estás convencida de salir a la ruta y perder esa "estabilidad" citadina y además asumes la responsabilidad de esa decisión pues ¡ADELANTE!
      Suerte
      Un abrazo :)

      Eliminar
  2. gracias..!estoy convencida, de lo que quiero, me falta lo principal, "valor" y superar el miedo al fracaso..casi nada viste jajja..saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mucho valor viajera! ¡hazlo ya! la próxima vez que me escribas te quiero ver en la ruta ;)
      Buenas Vibras

      Eliminar

Suscripción Aquí

Soy parte de

Hispanic Travel Bloggers