¿2017? ¡¡¡pero si aún estoy festejando el 2016!!!

Foto: Mi viaje a Ecuador en avión

   Y cómo no sorprenderme si este año me ha parecido demasiado corto, apenas estoy asimilando todo lo bueno que me ha sucedido este 2016 y ya va ingresando un nuevo año, corriendo y empujando a lo loco ¡por todos los Apus del antiguo Perú! ¡paren ya que me asustan por favor!

   Sabes, lo bueno de darse un tiempo para escribir sobre estas cuestiones reflexivas de fin de año en un blog, es que luego de doce meses puedes volver a leerlas y divertirte un poco, aunque a veces si recorres entre las palabras, puedes llegar a sentir alguna ligera depresión por no haber concretado lo que con tanta ilusión planeaste realizar, como fue mi caso, ¿una muestra? Lee aquí lo que escribí el 2015: (31 de diciembre ¿fiesta? ¡no! ¡reflexión!)

   Pero vayamos a lo positivo, a las cosas que este año me regaló, llenando mis días con muchas sonrisas. ¡A ver! ¡por dónde empiezo! ¡ya está! voy a llamar a este año que se va: El año de los vuelos y de los retornos

   Fue el año de los vuelos porque por primera vez en mi vida surqué los cielos cual cóndor andino dentro de un avión. Podría decir que perdí mi "virginidad aeronáutica" en un avioncito a turbohélice rumbo a Satipo, en la maravillosa Selva Central peruana. Meses después repetí la faena voladora en un avionzote turborreactor con destino a Guayaquil y Cuenca en Ecuador y finalicé con broche de oro viendo desde el aire la selva del Tambopata.

   Fue el año de los retornos porque curiosamente Satipo, Guayaquil y Cuenca fueron lugares en los que tenía muchos de los mejores recuerdos de mi vida, pues los visité allá por el año 2011 junto a mi super-ultra-archi-mega-mencionada compañera de vida, Caroline. Lo que convirtió a estos viajes de trabajo, en experiencias bastante emotivas este 2016, no tanto por las turbulencias, la cuales adoré, sino por las huellas de lo vivido en aquellas tierras anteriormente.

   Viajar en avión nunca estuvo en mis planes de mediano plazo, yo estaba centrado más en viajar a dedo, ¡a lo jipi nomás! pero si hay algo que me ha quedado claro este 2016 es que los planes no necesariamente se cumplen tal y como uno se los imagina. En mi caso, los viajes y la música eran y siguen siendo mi motivación, y el 2015 mi deseo era viajar como un mochilero salvaje, pero casi sin querer queriendo terminé viajando en avión, alojándome en buenos hoteles (ve el asombro) y hasta soy considerado una especie de "Influenciador de Viajes" en potencia, ¡no me quejo!

   Lamentablemente la que se vio perjudicada este año fue mi guitarra. Con tanto viaje (sin ella), sumado a la escritura cada vez más frecuente en el blog y en otros lugares, el lado musical que deseaba tanto cultivar el 2016 (principalmente el canto) quedó relegado a segundo plano, transformado ahora en un simple pasatiempo en el que poco o nada he avanzado.

   No lo negaré, ando un poco frustrado en ese aspecto, viajar y escribir me divierte mucho, pero la música me sigue reclamando cuándo seré capaz de dejar atrás la vergüenza para ser el canal por el que ella se pueda manifestar físicamente y a varios decibelios. Canciones originales hay, hacerlas vibrar a través del aire usando un buen par de cuerdas vocales, aún no. 

   Uf estimado lector, hay mucho que hacer este 2017, y para dejar constancia escribiré una lista de objetivos aquí... ummm, mejor no, mejor haré algo más divertido al final. Ahora sólo quiero dar algunos agradecimientos especiales a las personas que alimentaron aún más este deseo por hacer de los viajes un modo de vida este 2016 que llega a su fin:

- Lourdes y Nicky de placeOK: Gracias a ellas este blog pudo crecer y ser conocido inclusive en entidades tan importantes como Promperú.

- Arturo Bullard (Trotamundos): Me dio un empujón en Facebook, recomendando en su comunidad feisbuqueana mi modesto blog. Resultado: En sólo unos días pasé de 400 seguidores a más de 600. Gracias Maestro R2D2.

- Cinthya, Edson y Akira: Gracias por tener en consideración mi blog. Siempre es un placer descubrir el Perú en sus invitaciones.

- Alexander Wong de Planeta Mochila: Gracias Papu por esa energía aventurera y por tu amistad, ha quedado pendiente un viajecito ¡Amazonas compadre! ¡ese lugar tiene que ser!

- Gracias a ti estimado lector, así seas un ocasional visitante del blog, o un suscriptor o un seguidor de algunas de mis redes sociales. Puede sonar trillado pero es verdad, sin ti este blog no podría mantenerse vivo en este salvaje mundo virtual.

- Finalmente pero no por ello menos importante, GRACIAS CARITO por estar ahí.

A todos ustedes: ¡FELIZ Y VIAJEROSO AÑO 2017!

--------------

Paramonga, 29 de diciembre del 2016

¡Hola Marco del futuro!

Te saluda Marco G-2016 versión beta. Oye seré breve, espero que estos 12 meses no hayan pasado en vano y por fin hayas logrado cumplir con 3 de los principales retos que nos han venido sobrepasando año tras año.
Tú sabes cuáles son, si no los recuerdas ¡una reverenda cachetada para ti! et apprendre le français, imbécile!

Con amor.

Marco del pasado

PD: ¡Estás loco oe!

Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Únete al guitarreo :)