¿Para qué crear un blog de viajes? Parte II

Para qué crear un blog de viajes

   Así es estimado lector, he aquí la segunda parte de este tema que nos tiene a todos algo pensativos y confundidos. (Si quieres ver la primer parte entra AQUÍ)

   Hace apenas unos meses atrás, escribí una reflexión sobre ello, pero ¡uf! no imaginas las cosas que me han pasado desde aquella vez.
   Recordando. En la anterior entrada, afirmé que entre los blogueros de viaje existen dos grupos diferenciados: Los aficionados y los llamados "profesionales".
   
   La historia de los aficionados es conocida. Abrimos un blog con la intención de compartir nuestras aventuras viajeras con nuestra familia y amigos. No tenemos restricciones, ni preocupaciones, ni esperamos serle útil a alguien. En resumen, cien por ciento relajo total. 

   Sin embargo, un aficionado, si sobrevive al mágico pero salvaje mundo blogueril, puede "evolucionar" con el paso del tiempo y el arduo trabajo, a "bloguero profesional", caracterizado por poseer una comunidad numerosa e influencia creciente.
   
   De lo que no fui consciente meses atrás, fue de aquellos blogueros que planifican desde el inicio su "profesionalidad". Gente deseosa de lograr algún objetivo en concreto. Estos blogueros usan herramientas, técnicas, estudios de mercado y todo el conocimiento que tengan a la mano para ver sus objetivos cumplirse a mediado o largo plazo. 

   He sido testigo de este último tipo de blogs de viaje, y en mi experiencia, la mayoría de ellos venden algún "infoproducto" o son dedicados exclusivamente al turismo. Pero ¡cuidado! no todos podemos andar sobre esos complejos caminos.

   Te mentiría si a estas alturas te dijera que no me importa si no me lee nadie. Al contrario, a veces cometo el error de andar pendiente al Google Analytics. La pregunta es: ¿Qué tanto debe hacer y cambiar un aficionado para tener más lectores? ¿debe amoldarse a lo que quiere y hace la mayoría o dejar que la gente llegue al blog por simpatía?

Primero. Fija tu rumbo sino la corriente te llevará


   Y si te lleva la corriente, tu barco puede naufragar, lo sé de primera mano. Una de las primeras cosas que debemos hacer luego que nuestro blog de aficionado toma un rumbo más profesional, es fijar un rumbo, es decir preguntarse: ¿Hacia dónde voy con esto? 
   No sabes las veces que leí sobre el asunto, y las veces que me perdí en el camino. No es un tema fácil.

   Si quieres más claridad para decidirte, es necesario definir para quién estás escribiendoMientras más detalles tengas de tu lector ideal, te será más fácil escribir, y hacer realidad tus planes blogueriles. Pues si conoces a la perfección a tu lector, sabrás lo que le gusta, lo que le apasiona, sus creencias ¡todo! y también podrás resolverle mejor sus dudas y problemas. Es casi como buscar pareja, porque además, tu lector ideal debe ser compatible contigo para que la relación funcione.

   "El que mucho abarca, poco aprieta", reza el refrán. Justo el error en el que estuve sumergido hace sólo unos meses atrás (sólo ve las entradas del blog y te darás cuenta).

   Guitarra Viajera como muchos otros, nació como un simple DIARIO de los viajes de bajo presupuesto que había realizado, pues en aquellos años necesitaba recordar ciertos detalles del viaje, y que mejor que usar la tecnología en lugar de un cuaderno físico ¿no? 
   Luego, este blog se transformó en un futuro diario de viajes, de un también futuro viaje que estuve, y que aún estoy planeando hacer junto a mi guitarra.

   Fue la constante postergación de mi viaje, la causante de la perdida del carácter de este blog. Olvidé sus orígenes, su alma, lo que me motivaba a escribir, y fui metiéndome lentamente y sin darme cuenta en el mundo de los blogs de turismo. ¿Y qué problema hay con eso?

Escucha a tu corazón

   Tipos de blogs de viajes hay en abundancia. Los hay personales, informativos, culturales, o centrados en el turismo. No importa al tipo al que pertenezcas, hay algo primordial cuando te inicias en este mundo virtual:

Si mantienes siempre inamovible la razón inicial con la que empezaste a escribir, esa emoción inicial con la que escribiste tu primera entrada, todo te irá muy bien.

   Pues si pierdes eso, que yo considero vital en un blog, estarás perdido. Ojo, buscar a tu lector ideal, buscar la utilidad práctica a tus entradas o empaparte un poco del SEO, no es cambiar tu esencia. Es obvio que todos queremos ser leídos, y para ello es necesario tomar ciertas medidas técnicas.

   Pero si tu blog se inició como un diario de viajes, o un experimento de tus habilidades narrativas, o como tu vitrina para mostrar al mundo lo bueno que eres para algo, y luego lo conviertes en una web de venta o de información turística sólo por algún tipo de beneficio, estarás perdiendo tu esencia, y ello es muy peligroso, porque trae consigo la desmotivación, y la transformación de algo divertido, a algo que tiene que hacerse por obligación.

   Menciono este caso en especial, porque es lo que me estuvo ocurriendo en estos meses. Conocí a excelentes blogueros de viaje especializados en turismo. Gente muy profesional, motivada, con una energía inagotable y con una visión clara de sus objetivos, pero con otro modo de trabajar. Hubiera querido ser útil, pero cuando uno siente que pierde el rumbo, es mejor parar y pensar muy bien las cosas, y preguntarse otra vez ¿para qué creé este blog de viajes?

   Si nos damos el tiempo necesario para meditarlo bien y en silencio, la respuesta siempre llegará. ¡Hazle caso y ve para adelante!

Gracias por llegar hasta aquí. 
Un abrazo.

Compartir:

4 comentarios:

  1. totalmente de acuerdo con lo que dices. Lo importante es no perder la esencia, la cual puede cambiar, pero no por obligación si no porque uno siente que tiene que ir evolucionando. Al principio viajaporperu nació como una plataforma informativa de destinos y atractivos turísticos, ahora es más de experiencias, de dar a conocer personas que nos dejan algunas enseñanzas. Pero si es por obligación y no porque realmente una sienta que es así, uno pierde el rumbo. Buena decisión Marco!!!!!, espero que nos veamos pronto en un viaje, pero de los viajes que nos gustan, de esos en que uno va al ritmo que la propia ruta le dicta a uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto Indira!
      Con el paso del tiempo todos vamos cambiando, evolucionando y hasta tomando otras direcciones. Pero como dices, depende de qué tan cómodos nos sintamos haciendo eso. Por lo pronto en mi caso, es ir a mi ritmo, retomando la idea con la que inicié. No me cierro a temas relacionados al turismo, pero será más como una curiosidad y no la base del blog.

      Me gustó mucho la última parte de tu comentario ¡es chévere cuando uno improvisa en el camino! y espero también alguna vez coincidamos en algún viaje por ahí :)

      Un abrazo hasta Argentina :D

      Eliminar
  2. Hola Marco, es una buena y sana reflexión. Como lo conversamos hace poco,el profesionalizarse o participar de algún proyecto o iniciativa no tiene porqué hacer que pierdas tu esencia. Por eso fue bueno charlar, porque de forma personal me encanta cómo escribes y lo que transmites en tus experiencias. Para mí es así. Espero también volvernos a encontrar en un viaje y disfrutar de él. Primero lo que nos gusta y así, ello no tendrá que competir con el trabajo o los proyectos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Lou,

      Es un honor tenerte por aquí. :)
      Tienes mucha razón en todo lo que dices. Es verdad que cualquier proyecto relacionado al turismo en el que pueda participar no hace pierda la "esencia", pero yo me estaba haciendo ideas contrarias al propósito del blog, que nació como un simple diario.

      Espero también compartir pronto algún viaje loco junto con toda la mancha. :D

      Un abrazo.

      Eliminar

Únete al guitarreo :)