Los placeres culinarios en Huaral. El I Festival del Pato

Festival del pato - Huaral

   Estimado lector. Si eres peruano y te preguntan: ¿Vamos a Huaral? 
   ¿Qué es lo primero que se te viene a la mente? Bueno, quizá sabes su ubicación. A 78 km al norte de la ciudad de Lima y enclavada dentro del valle del río Chancay, pero ¿qué más?
   Si eres como yo, lo único que llegará a tu memoria quizá sea un: ¡Ah ya! ¡la ciudad donde se producían las famosas naranjas de Huando! ¿no?. 

   Sí, es verdad. Aquellas deliciosas y casi extintas naranjas sin pepa procedentes de Huaral, que poseían esa inconfundible protuberancia en uno de sus extremos. Mi madre graciosamente llamaba a esa parte "el pupu".

   Y sí, hace poco tuve la oportunidad de visitar Huaral, con la única idea de las naranjas de Huando en mi cabeza. Por cierto, este tipo de naranja aún se cultiva en este lugar, pero la cantidad producida es casi simbólica. (más información aquí)

   No te imaginas la tremenda sorpresa que Huaral me dio aquel día. Cuando en un viaje de prensa al que fui invitado, ésta me mostró un exquisito lado que no conocía.


Que rico se come en Huaral


Ya no hay naranjas pero se come como los dioses

   El viaje de Lima a Huaral es de corta duración, no toma más de una hora y media de veloz recorrido por la Panamericana norte. Fue aproximadamente el tiempo que nos tomó a nosotros, los hambrientos medios de prensa, para llegar a dicho destino.

   Sabíamos que el tema central del recorrido por Huaral sería la comida. Yo fui preparado, y partí sin desayunar. Fue una buena idea porque al llegar, nos esperaba un típico y contundente desayuno huaralino, que consistía de jugos de frutas, café, pan (un típico panecillo de Huaral), tamales, camote, mote, relleno y el jugoso chicharrón de chancho.

   Ver directamente los dorados pedazos de chancho con piel freírse con su misma grasa sobre las llamas producidas por la leña, deja a cualquiera con cara de perrito famélico. Pero había que dejar "espacio". Una regular cantidad de chicharrón aquí, un poco de camote por allá sin llenar tanto el plato y ¡listo! porque el día recién comenzaba.
   
Preparación del chicharrón
Preparando el chicharrón. Primero mira, después comes

Uvas huaralinas

   Con las energías repuestas, nuestros rostros cambiaron de modo zombi a modo: ¡Que bella es la vida, vamos por más! 
   ¡Oh pero que buen desayuno tienen los huaralinos caray! y yo aquí con avena del viejito y pan francés con mantequilla.

   Ya que las sonrisas aparecen al comer el chicharrón, ¿qué podría ponernos más contentos aún? La respuesta: Vinos y piscos. Eso si fue todo un descubrimiento ¿hacen eso en Huaral?

   No estoy muy enterado sobre todos los lugares de producción de vinos y piscos en el Perú. Pensaba que por las condiciones del suelo y clima, esta se limitaba a la zona sur de la región Lima y a las regiones sureñas del país, como Ica, famosa por sus agradables y reconocidos vinos y piscos.

   Pero en el fértil valle del río Chancay también existen viñedos que no tienen nada que envidiar a sus hermanos del sur. Viñedos donde se elaboran distintas variedades de vino y pisco. Emprendedora gente que a pulso ha recibido el reconocimiento en diversos concursos regionales.

   Puedo dar fe de que el vino de Huaral es muy bueno y de excelente calidad. No tienes que irte hasta Cañete o Ica para probar un buen vino o pisco ¡ve a Huaral!

Vinos y piscos en el cálido valle de Chancay - Huaral
Calidez y orgullo

Chancho al palo, ¡yo soy tu padre!

   Quién no ha oído sobre, o comido el chancho al palo. Tal vez pueda parecer una novedosa creación culinaria, dada a conocer en Lima en la feria de Mistura el 2008. Pero esta lleva creada hace mucho tiempo por la familia Ramírez de Huaral, allá por los años 80.

   Este plato tiene el poder de alborotar a la gente, además de sensibilizar su sentido del olfato. Cuando sientes el olor de la carne asada, eres capaz de estar a la altura de un sabueso para ubicar la fuente de esta delicia. No he conocido aún persona que pueda resistirse a su crocante piel y suave carne.

   En Huaral hay una gran cantidad de buenos restaurantes campestres en los que preparan el famoso chancho al palo. Pero estando tan cerca, era una obligación pasar a saludar a uno de sus mismísimos creadores, el gran Roberto Ramírez, llamado con cariño, Robertín, en su acogedor restaurante El Rancho.

   Ver la preparación de este manjar, entre la cerveza, la leña, el humo y el aroma tentador del chancho, me convence cada día más de que soy un ser humano "chanchívoro". Comidas como esta sólo en Huaral las puedes disfrutar plenamente.

Chancho al palo - Huaral
Don Roberto Ramirez rociando cerveza, uno de los ingredientes importantes al preparar el chancho al palo

Con ustedes su majestad. El pato

   Si preguntas a un huaralino por su comida más representativa, este te contestará sin vacilar que en Huaral el pato en ají es el príncipe. Y se nota. Tanta es la devoción por esta ave que este año se realizará el primer festival del pato. 
   Festival en el que "desfilarán" los mejores platos a base de pato, como el chicharrón de pato, ceviche de pato, chaufa de pato, pato con naranja, tacu tacu con pato, sopa de pato, y todo lo que la imaginación huaralina pueda crear. 

   La estrella, obviamente es el pato en ají. Cocinado en olla y aderezado con cebolla, ají mirasol, ají panca y amarillo. Se suele servir acompañado con arroz, frejol y yuca. 

   Esta combinación de ingredientes es muy agradable, y por fortuna pudimos saborear, cada uno, un plato entero de este símbolo de la dedicación y de la buena sazón de los huaralinos ¡recomendado!

Pato en Ají
Huaral nos alimentó muy bien ese día. Mucho cariño.

Sobre el I Festival del Pato

- Todo lo que he tratado de describir más arriba (chicharrones, platos a base de pato, el chancho al palo, los vinos y los piscos) lo podrás encontrar en un sólo lugar y a un precio especial en el primer festival del pato que se realizará en Huaral el 20 y 21 de febrero del 2016. Ya se imaginarán lo interesante y divertido que estará eso.

- El evento tendrá lugar en el Campo Ferial Las Dalias, ubicado en la calle Las Dalias 370, Urbanización Residencial en Huaral. La entrada es libre.

- Si vas en bus, la empresa Z-Buss, llega directamente a Huaral. ¿El precio? Alrededor de los 7 soles.

- Buen provecho y a empatarse todos.

   Un agradecimiento especial a la señora Rosa Elena Balcazar, presidenta de AHORA-HUARAL, y a la señora Isabel Iwaya de Conociendo el Perú por la invitación al viaje de prensa. 


Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete :)

Soy parte de

Hispanic Travel Bloggers