La cascada de Challape y el puente suicida

Mapa e información para llegar al final

   Si hay algo que caracteriza al Perú son los rápidos cambios geográficos y climáticos que uno es capaz de ver en sólo unos minutos. Por ejemplo, si vives en Lima y recorres la Carretera Central rumbo a las alturas, el cambio será tan notorio que parecería que estás yendo a otro mundo.

   Para mí, los fines de semana siempre son buenos para hacer circular la sangre furiosamente y oxigenar los pulmones respirando el aire puro de las montañas. Motivo suficiente para decidir salir de casa, tomar una combi y "fugarme" por un día a la siempre sanadora, de cuerpo y alma, sierra de Lima.

   Como alguna vez te conté, no estoy muy a favor de ir de paseo en grandes grupos. Sé que a veces es necesario, y créeme que lo disfruto, pero yo prefiero algo más tranquilo, me basta la compañía de 2 o 3 personas como máximo. Así que antes de siquiera pensar en salir busqué con anticipación a algún compañero(a) de paseo ¡tarea difícil!

   El destino ya estaba definido, sería Matucana esta vez. Este plan ya estaba dando vueltas en mi cabeza semanas atrás, pero nunca se concretó por falta de "buenas puntas" (compañeros que te siguen la onda). Estaba decidido a ir, inclusive solo si nadie quería.

San Jerónimo de Surco
Rumbo a Matucana pasamos por San Jerónimo de Surco

   Matucana (2398 msnm), es un pequeño pueblo ubicado a sólo 2 horas y media de Lima, yendo por la atiborrada Carretera Central. La ruta la conozco casi de memoria, pues varias veces he pasado por esos lares rumbo a Huancayo, o a la selva central. Hay tantos lugares interesantes en el camino que da ganas de conocerlos todos.
   Hasta el momento sólo he visitado San Jerónimo de Surco, Ayas y sus respectivas cascadas en los alrededores.

   Y bueno, es la tercera vez que mi hermana me acompaña a estos pequeños paseos. Ya que al final ningún amigo pudo ir, seguramente porque no querían o porque ya tenían otros planes. Por cierto, mi hermana últimamente se ha vuelto una buena caminante, como aquella vez en la Cascada de Mortero, donde me sorprendió su resistencia. Y eso que ella es más sedentaria que yo. 


Matucana Lima
... y finalmente en ¡Matucana!

Challape en video

   Matucana fue tal y como me la imaginé. Bueno quizá miento, no fue sólo por mi imaginación, sino por las vistas del Google Street View que encontré en la Internet ¡bendita tecnología! ¡ya para qué viajar! dirán algunos. Pero no es lo mismo, porque además de ver, tienes que sentir, oler y escuchar el lugar que visitas. Como nosotros en Matucana, que nos recibió con abundante ruido y agitación. El pueblo estaba de aniversario, y un desfile había interrumpido la tranquilidad que yo tanto buscaba.

   Ni en un pueblo pequeño puedo tolerar las muchedumbres, así sean "muchedumbrecitas". El plan principal era llegar al puente Challape, y a la cascada del mismo nombre, que estaban a sólo unos pocos kilómetros de allí. El plan B era ir a la cascada Antankallo, pero la dejamos para otra ocasión.

Plaza de Matucana
En la plaza principal de Matucana, harto ruido papai

Calles de Matucana
Matucana es un pueblo muy limpio

   Habíamos llegando casi a mediodía a Matucana, demoramos demasiado por algunas descoordinaciones con mi hermana. No contábamos con mucho tiempo para recorrer detenidamente el pueblo de extremo a extremo. 

   A esa hora la panza ya pedía comida, y felizmente en Matucana hay muchas opciones para comer rico y barato. Nosotros almorzamos en un modesto restaurante a 7 soles el menú. Este traía sopa, segundo y postre, muy bueno para alguien que no es muy exigente, además estaba cerca a la plaza.

   El implacable sol que amenazaba con convertir nuestra  "juvenil" piel en piel de leprosa de Ben-Hur, había sido vencido por unas densas y algodonosas nubes al salir del restaurante. Eso hizo que nuestra caminata fuera mucho más llevadera. 

Restaurante en Matucana
El restaurante donde comimos, recomendado

Matucana
... y ahora hacia el puente Challape

   De Matucana son apenas unos 3 kilómetros, pasando por el pueblo de Huariquiña, hasta el puente de la vía férrea llamado Challape. Lugar de donde empieza el camino de bajada hacia la cascada del mismo nombre.

   Yo no estaba muy seguro de la ruta a seguir, especialmente la parte en donde se tiene que ir siguiendo las líneas del tren. Es distinto verlo en el Google Earth, y mi hermana no me tenía mucha confianza aquella tarde, aún sabiendo que yo me guío perfectamente entre las montañas, a diferencia de Lima. Allí si me muevo por tanteo ¡es que soy un chasqui! ¡por favor!

Huariquiña
Pasando por Huariquiña

Por aquí se baja a las líneas del tren
Una señal del tren, debemos estar cerca...

   El mayor temor de mi hermana era que apareciera el tren. Su temor era comprensible, y yo trataba de minimizar todo para que ella no se pusiera nerviosa, pero por dentro yo estaba igual de preocupado al ver en ciertos sectores, poco espacio para ponernos a salvo si aparecía el tren de improviso.

   Quizá en las fotos no se pueda percibir, pero mientras caminábamos con bastante cautela sobre las líneas férreas, iban apareciendo a los lados, bolsas de basura, plásticos, botellas de cerveza rotas, desmonte, jaurías de perros y por un momento pensé que íbamos a encontrar a un loco o a un indigente drogado o cosas así. En ese momento tuve más miedo encontrarme con otro ser humano, que con el bendito tren.

Cerca al puente de Challape
Sobre las líneas del tren

Líneas del tren
Llegando al puente


   Hasta que por fin llegamos al puente Challape, mi objetivo principal. Había buscado fotos y videos en la Internet de este antiguo puente, y parecía ser un lugar bastante emocionante, especialmente al estar parado sobre sus vertiginosos barrotes (traviesas) a varios metros de altura, un mal paso y era una muerte segura.

   Mi hermana no me dejó cruzar el puente o ir hasta la mitad siquiera. Igual no pensaba hacerle caso, pero no pude avanzar más, me daba mucho vértigo. Además entré en pánico cuando vi que el espacio entre las traviesas (los barrotes) era desigual. Algunos estaban como a 30 cm de separación y otras como a 40 cm y lo peor fue cuando algunas de ellas ¡se movían!


Puente Challape
El puente Challape, no lo cruces

Sólo quedaba sentarse y tocar algunos acordes ¡no voy en tren, voy en avión!

   El mayor temor era el tren, las fotos sobre el puente las tomamos en un estado de estrés constante, "¡ya sal de ahí!" gritaba mi hermana, pero yo estaba tranquilo, sabía por la información que encontré en la Internet, que el tren no va a mucha velocidad sobre los puentes o cerca a zonas pobladas, sumado al bocinazo o toque del claxon que el tren realiza con anticipación para avisar a los distraídos que deambulan entre los rieles.

   ¡Atención caminantes! esto es importante. Justo después de tomarnos las fotos sobre el puente haciéndonos los payasos, y ya cuando bajábamos con dirección a la cascada, apareció de repente, una pequeña locomotora de apenas un vagón. Esta iba a una velocidad peligrosamente excesiva. Haciendo los "cálculos", hubiera sido imposible esquivarla si uno estaba a mitad del puente, muy peligroso ¡con cuidado! ¿si?

Puente Challape
Bajando para ir a la cascada de Challape, justo después apareció la locomotora


Puente Challape desde la cascada Challape :D
El puente desde la cascada

   Luego de la parte "extrema" del paseo, llegaba la hora del relajo y de contacto con la naturaleza, pues a unos metros ya se podía observar a la cascada de Challape, fácilmente reconocible por esa especie de puente que tiene al frente, y que le quita algo del encanto a esta bonita caída de agua.

   Pero que no se trata de un puente, sino de los restos de una presa que alguna vez contenía el agua del riachuelo para ser aprovechado por los agricultores, pero que lamentablemente para ellos, fue destruida por un huaico.

   En los alrededores a la cascada hay varios claros donde es notoria la anterior presencia de campistas, que suelen pasar la noche allí. Ceniza, restos de botellas y plásticos completan el perfil de estas personas escasas de inteligencia, que sólo van a malograr el campo ¡cuidemos este lugar por favor! ¿tan difícil es?

Cascada Challape
La cascada de Challape, fui en temporada seca


Cascada Challape
Posando como los machos

   Resumiendo, ¡qué les puedo decir! fue un bonito día de campo compartiendo tiempo con mi hermana. Fue un paseo muy recomendable para los que no quieren caminar mucho, pero que quieren algo de "riesgo". Es mejor ir más temprano para disfrutar del pueblo de Matucana y de los alrededores, cosa que no pudimos hacer nosotros por tardones.

   Ahora sólo queda pendiente ir a la cascada de Antankallo ¿vamos?

Información para llegar:

- Para ir a Matucana primero debes ir a Chosica, en las famosas pero peligrosas combis llamadas "Los Chosicanos", que cobran entre 3 y 4 soles desde el Paseo Colón, en el Centro de Lima. El viaje dura algo más de una hora y media.

- En Chosica, tienes que bajar en el parque Echenique, de donde parten otros buses que van hasta Matucana, la duración es casi igual, una hora y algo, y cobran 4 soles.

- En Matucana hay restaurantes de diversos precios, desde 7 a 15 soles, no encontré más baratos.

- Para ir al puente Challape, debes de tomar la antigua carretera central, es fácil reconocerla ¡es el único camino! pero llegando a Huariquiña debes tomar las líneas del tren.

- No es necesario llegar hasta el centro mismo de Huariquiña, cuando pases una señal de "cruce del tren" bajas a los rieles que ya son visibles y continúas por ellos hasta llegar al puente.

- Recuerda ser cuidadoso, el tren normal siempre emite su alarma que se puede escuchar a cientos de metros, pero esas pequeñas locomotoras que mencioné, son silenciosas y veloces, procura ir en silencio para estar atento.

- Para llegar a la cascada debes de seguir un empinado y angosto camino al lado del puente, es resbaloso así que con cuidado.

- Si quieres acampar, hay una zona pasando una enormes rocas donde hay sitios llanos para que puedas colocar la carpa, pero recuerda cuidar el lugar.

- Si eres igual de miedoso que yo y no quieres regresar por las vías férreas otra vez, puedes seguir el curso del riachuelo y bajar hasta llegar a la antigua carretera central, es un camino bastante pedregoso pero no hay tren je je je.

- Por último recuerda que el pasaje suele subir hasta un sol más los domingos, yo fui un sábado así que no tuve ese problema.

Mapa del recorrido
Compartir:

2 comentarios:

  1. !buenaa guitarra viajera!!! por lo menos asi conozco algo de Matucana.
    tus emociones sobre la vía férrea, el puente...huy..felizmente eres joven
    y puedes correr...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Señora Delia? ¿es usted? Un gusto tenerla por aquí :)

      Eliminar

Suscríbete :)

Soy parte de

Hispanic Travel Bloggers