¡Adiós Lima! ¡Hola Sudamérica!

   
   Cada persona tiene sus motivos para dejar la "seguridad" de su rutina diaria y cambiarla por la aventura de viajar como mochilero sin fecha de retorno definida. Algunos quizá lo lleven en la sangre y son exploradores natos, ciudadanos del mundo como dicen. Otros quizá cansados de sus repetitivas vidas lo hacen para "sazonar" algo su insípida existencia, y otros aún siendo unos "huevones" sedentarios y de poco viajar, tienen un extraño sentimiento de no pertenencia al lugar que habitan y con el paso de los años sienten que no encajan en el tipo de vida establecido, menciono este último caso porque es lo que a mí me ocurre.

   Como describí en mi presentación, he vivido 10 años en la ciudad de Lima, siempre buscando la manera de hacer algo que me conecte a esta metrópoli de 9 millones de personas que siempre andan corriendo de aquí para allá. Nunca llegué a adaptarme, aún hoy me siento un forastero sin rumbo, sin embargo he llegado a apreciar algunas cosas de Lima; sus hipnotizantes vistas del mar desde lo alto del acantilado de la Costa Verde calmaron muchas veces cualquier agitación causada por el ruido de los buses y las "combis asesinas" que "vuelan" sin ningún tipo de consideración por los peatones; yendo al otro extremo, los ensordecedores conciertos de rock muy frecuentes en mi distrito, San Miguel, llegaron a gustarme y a motivarme, pues en épocas universitarias yo quería ser estrella de rock.

   Pero el mar y los conciertos de rock no son suficientes para querer "tirar el ancla" y quedarme a vivir por aquí, no es un mal lugar pero entre Lima y yo no hay "química".

Una vista común cuando recorres los acantilados de Lima


   Unos 5 años atrás y a pesar de mi sentir, jamás se me ocurrió la idea de salir de Lima, estaba resignado, a quedarme aquí, no veía otras opciones, todo cambió al irme por 2 meses a mochilear por el norte del Perú y Ecuador con mi novia, hacía un año que la conocía y se nos ocurrió que una buena manera de conocernos mejor sería viajando juntos, no quiero entrar en detalles, sólo diré que aquel viaje fue un punto de inflexión en mi vida, me marcó sin saberlo,

   La historia de amor fue bonita e intensa pero lastimosamente las cosas no salieron como hubiéramos querido y esa relación tuvo que tomarse un tiempo de espera, hecho que me dejó más confundido y perdido en esta ciudad ahora "solitaria"; pero el "bichito" viajero ya me había "infectado" acrecentando mi curiosidad y abriendo mis ojos, fue tan claro para mí, había un mundo allá afuera que quería conocer con ansias, también una oportunidad de reiniciar mi vida y empezar de cero.

   Hoy, sin nada más que perder me enrumbo a conocer este lado del planeta, ahora le haré caso al incesante llamado que no me deja tranquilo... sino ¿cuándo? me hago viejo... ¡tengo que salir! ¿que estoy temeroso? ¡sí! y me flaquean las piernas, sudo frío y se me agita el corazón - ¡por los Apus! ¡estoy vivo! - y mientras haya energía seguiré "remando", ya llegará el tiempo de "desembarcar", desmantelar el barco y hacer con él una casa, no hay prisa.

   Tengo muchos detractores con argumentos muy difíciles de derribar, mis padres y mi hermano mayor son los principales y de mucho peso porque son mi familia y sus opiniones me importan mucho. Una de sus principales críticas es decir que un lugar es agradable o no de acuerdo a cómo te sientas interiormente, si no hay paz en ti así estés en una exótica isla tropical, ésta no llegará, en resumen dicen algo como "no es necesario irse lejos para obtener respuestas porque la felicidad es interna"


¡Oh caminito bonito a donde me llevarás ahora! (Foto: CLD)


   Tienen razón cuando lo pienso detenidamente, pero no sé si a ellos pero a mí me influye inmensamente mi entorno, un sitio con puro asfalto por ejemplo, por más gente amable que tenga alrededor es un ambiente hostil para mí, lo percibo así fuertemente, se me mete por los poros.

   Hay sitios como Leymebamba en el departamento de Amazonas en Perú que conocí en el viaje con mi novia, llegué allí de pura casualidad y el ambiente era tan cálido, el pueblo era acogedor por donde lo mirara y no hablo sólo de la gente sino de las inertes construcciones y calles, que son el reflejo de lo que hay en el corazón de la mayoría de sus amables habitantes, por un momento me sentí conectado.

   Ya no importa, cada uno tiene su forma de ver la vida y yo viajo porque además tengo hambre de nuevas tierras, de conocer nueva gente que tiene tanto que enseñarme, de estar solo y enfrentarme a los problemas que surjan en el camino... quizá encuentre un lugar que vibre a la misma frecuencia que yo y piense en quedarme, quién sabe.
   Lo único que trataré de evitar en este viaje serán las grandes ciudades, no estoy hecho para convivir con gran cantidad de personas y autos.

   Pasemos ahora a lo "concreto" por decirlo de alguna manera, definir una ruta, ver qué países visitar, aparte de mi querido Perú, aquí quiero tu ayuda, pues no sé por dónde empezar, una de las primeras ideas que tuve fue regresar a Ecuador y luego pasar a Colombia y quizá Venezuela; la otra opción, que es mucho más larga, es ir a Bolivia, Brasil, Uruguay, Argentina y subir por Chile, en ese orden.

   Les dejo estas 2 rutas, ambas me parecen geniales, nuestro continente es tan rico en paisajes, diversidad cultural y sobre todo calidez y ese sentimiento Latinoamericano que cada día crece y nos une más.
   He aquí mi ruta...  

Ruta Norte

Ruta Sur



   ¿Qué les parece? ¿cuál elegirían? también existe la posibilidad de unir la 2 y la 1 en un sólo viaje pero necesito opiniones, ayúdenme por favor :)
   Viendo los mapas y las rutas, pienso: - "¡uf! esto es una locura", incluso mi hermana, quien fue la primera en ver mis trayectos, me miró con una cara de incredulidad, es que somos una familia de poco viajar, el viaje más extenso que hicimos fue de 7 días rumbo al Cusco por tierra y no me extraña que pensemos que hacer un viaje así de largo sea para gente millonaria o piensen que estoy loco y tarado.
   Cualquiera sea la ruta elegida, esta vez iré solo, con una regular cantidad de dinero y saben, no tengo ni idea cómo usar ese dinero, no sé si me alcanzará pero cuento con algunos planes que ojalá me permitan solventar el viaje.  

Plan Número 1:

- Una de las cosas en las que se gasta es en transporte, por tal motivo he decidido no tomar ningún bus para las largas distancias, sino usar mi dedo, el real, no el virtual de Facebook, es decir "tiraré dedo", "pediré un aventón", haré "autoestop", estoy seguro que no será nada fácil pero será una buena experiencia.
   Aquí una guía para hacer dedo, por mi compatriota Nelson Mochilero --> Guía para hacer autostop 

Plan Número 2:

- Alojamiento ¡oh! ¡esa vaina! en Perú quizá es barato, en el viaje del 2010 pagué en promedio 12 soles por día y no la pasé muy bien por un tema de limpieza en los baños; no tengo idea del costo en Colombia o en Argentina; no pretendo usar este tipo de refugio muy seguido, sólo en caso de emergencia, mi plan es usar el Couchsurfing o el HelpX o Wwoof y si todos fallan, llevaré una carpa ;)

Plan Número 3:

- Este si es un aspecto importante, si no me alimento bien perderé salud y sin salud no se puede hacer nada, lo único es buscar sitios baratos y confiables, como escuché decir a una viajera argentina: "si el lugar donde venden comida es barato y además está lleno de gente, es una buena señal, quiere decir que los que comen allí no se muere o enferman". Estaré alerta, pero igual llevar medicina es vital y un seguro de viaje por si las moscas je je je.

Plan Número 4:

- Obtener dinero extra con la guitarra. Sé que en el anterior viaje no pude hacerlo (tocar en público, en la calle, restaurantes, pubs, etc) pero me he estado preparando más con la guitarra y especialmente la voz. Mi Guitarra Viajera ahora será mi única cómplice y medio de ahorrar el dinero ahorrado ¿ah? :D

   Esos son los 4 planes de contingencia je je je, quizá salga con más dinero, sería lo ideal porque la fecha de partida es para fines de septiembre de este año, 2014
   Durante el viaje, aparte de saciar esta curiosidad e inquietud, espero poder compartir música con la gente que vaya encontrado en el camino, quiero enriquecerme como músico también, hay tanto por descubrir... ¡oh! y espero verte en el camino... a ti, ¡sí! ¡a ti que lees esto! y si te animas también a mochilear... te veo en la ruta :D



ACTUALIZACIÓN 28 DE MAYO 2014:

   He cambiado la fecha de partida, para enero del 2015, allá vamos :)  



ACTUALIZACION 09 DE ENERO 2015

   He cambiado la fecha de partida para fines de octubre de este año, espero salir esta vez y para el norte :)

Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete al blog

Soy parte de

Hispanic Travel Bloggers