¿Por qué Guitarra Viajera?

   
   "¿Y dónde está tu guitarra?" me preguntó uno de los chicos viajeros que conocí a través del Couchsurfing cuando salimos a recorrer el Centro de Lima. Y bueno, era obvia la pregunta. Mi blog se llama "Guitarra Viajera", y cualquier persona pensaría que yo ando todo el tiempo con la guitarra compartiendo música con la gente, pero sabes que, eso no sucede. Aún no.

   Viajar con una guitarra al hombro no es una novedad, he visto a muchos músicos haciéndolo. Ellos lo hacen para pasar un buen rato junto a los amigos, amenizar las reuniones o tratar de conseguir algo de dinero extra para el viaje y seguir mochileando. Sin embargo, la intención inicial del nombre de mi blog no fue esa, esta nace a partir de una historia que te paso a contar en este momento con mucha vergüenza.


Mis mujeres de sensuales cuerpos de madera #ForeverAlone

   Era octubre del 2010, y casi a fines de ese mes, yo hacía los preparativos para mi primer viaje largo que había estado planeando desde el año pasado junto a Caroline, mi novia. 

   Hasta ese momento, y aunque me gustaba mucho viajar, no me sentía un explorador aventurero tipo Indiana Jones, ¡oh no! Yo era todo lo contrario. Tenía miedo a todo. Tenía miedo a que me asaltaran, a que me ocurra algún accidente, o a que me enfermara de algo grave... no sé, como contraer un "ébola mutante" por comer en la calle comida de S/.3.50 y cosas así.
  
   Días previos a la partida, yo andaba más perdido que ñu en la Antártida. Caroline era mi única guía, pues ella tenía mucha más experiencia en estos temas que yo. Al final, cuando hice mi mochila, sólo metí un montón de ropa (varias de esas prendas nunca las usé), una bolsa de dormir, un cuaderno más un lapicero y cosas para el aseo personal. 

   Pero luego miré mi guitarra que yacía contra la pared. Ella estaba como "despidiéndose de mí" con tristeza, y me pregunté: ¿Y por qué no llevarla? Sabía de músicos viajeros que llevan consigo guitarras, violines, ukeleles, hasta instrumentos de percusión. Así que no lo pensé mucho y la traje conmigo.


Tocando y susurrando en un rústico hospedaje de Chamanga, Ecuador

   A mi compañera pareció no importarle que llevara mi guitarra, pues era yo el que iba a cargar el peso extra. En su mente ella quizá pensó que sería de utilidad si podía obtener algo de dinero con la música, pero no contó con mi extremada timidez. 

   Me podría considerar un guitarrista ermitaño. He tocado "covers" en una banda de rock cuando estudiante, pero casi nunca he tocado en solitario. Y si hablamos de cantar, pues canto como gato moribundo. Nunca he mostrado la música que compongo a otras personas ¡ni a mi familia! Tengo un terror escénico terrible. Sólo Caroline escuchó algunas cosas, aunque ella al conocer ese aspecto de mí, siempre trató de alentarme.

   Durante el viaje, vi a muchos músicos viajeros. Recuerdo a uno en Huanchaco en el Perú, un argentino que de pronto entró al restaurante donde almorzábamos, y aunque él no tenía una buena voz, tocaba y cantaba con mucha confianza y fuerza. ¡La envidia me corroía! es que parecía tan fácil verle tocar delante de toda esa gente. Y fue peor cuando en Chiclayo, nos cruzamos con un hombre de mi edad que cantaba, tocaba la guitarra y la zampoña como los dioses ¿imaginas? ¡por todos los Apus!

   Me sentí muy motivado al ver a estos músicos, y la confianza volvía a mí, pero al imaginar cómo sería estar frente al público en medio de la calle, o dentro de un restaurante, me aterraba. Al final no toqué ni una sola nota por mi paralizante timidez. Sólo lo hacía a bajo volumen dentro de los hospedajes con la puerta cerrada y cantando casi a nivel de susurro.

   Nada cambió durante el largo viaje, y aunque sea difícil de creer o darte risa o decir "¡pero que hombre tan gallina!" al final sólo lleve mi guitarra para PASEARLA por el Perú y Ecuador, ¡así fue! ¡oh caramba! tremendo viaje que tuvo mi guitarra... ¡Mi Guitarra Viajera!

   Pero pronto viene la "revancha", ahora si quiero quitarme ese miedo a ser juzgado. Tengo que quitarme el peso que me hace cargar la timidez. Me ando preparando para ello, y más temprano que tarde vendrá la versión ¡Guitarra Viajera 2.0!

Gracias por pasar a leer

Paz

Compartir:

4 comentarios:

  1. ¡Ya veo! por eso se llama "Guitarra Viajera", excelente,éxitos Marco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Muchas Gracias Erick. Un abrazo compadre. Saludos :)

      Eliminar
  2. ¡Hola Marco! Te he conocido esta misma tarde por el blog de travelmesoftly.
    Acabo de aterrizar en tu mundo, y simplemente ya estás en uno de mis favoritos por llevar guitarra, ¡bien por esa guitarraviajera!

    Te dejo esto que seguro te gustará: Es de mi blog, y no he podido resistirme a ponértelo aquí para que disfrutes tanto como lo hice yo.

    http://www.caracolviajero.com.es/blog/treppendorf-suena-a-musica/

    ¡Un abrazo desde Mallorca y te sigo leyendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Caracol Viajero! 😊

      Gracias por pasar por el blog y comentar.

      Para mí es un honor tenerte por aquí. Siempre me hace feliz saber de otros blogueros y sus divertidas historias.

      Justo acabo de pasar por la entrada que enlazaste y ¡uf! ¡ya quisiera estar en un lugar así! ¡con tantos instrumentos musicales me volvería loco!

      Al rato te sigo en tus redes. 👍

      Déjame aprovechar esta oportunidad para convencerte a visitar mi país, Peru. No sé si ya has estado por aquí, así que indagaré en tu blog.
      😉

      Gracias nuevamente por tus palabras y estamos en contacto.

      Un abrazo y muy buenos viajes. 😊


      Eliminar

Suscríbete :)

Soy parte de

Hispanic Travel Bloggers